Bohío Vara en tierra un invento cubano contra los ciclones

Bohío Vara en tierra

La necesidad de protegerse y sobrevivir a esos terribles vientos junto a las lluvias torrenciales, convirtieron a las cuevas en el primer refugio natural de los aborígenes.

Las cuevas permitían la vida normal por un tiempo más o menos prolongado e incluso permitían cocinar y hacer otras labores, pero en los lugares donde no habían cuevas cercanas o que tuvieran las condiciones necesarias, la inventiva poco a poco floreció. Y de ahí surgió un invento netamente cubano: el Varaentierra.

Varentierra

El llamado Bohío Vara en Tierrao o  simplemente “Varentierra” es una construcción rústica de yagua o guano, muy de moda en los campos cubanos de antaño que emerge hoy generalmente como resguardo de bienes y para guarecerse ante la amenaza de ciclones tropicales .

El Varentierra no tiene horcones ni paredes, sólo un techo de dos aguas o aleros, de yagua o guano, que descansan en el suelo en forma de un ángulo, como si fuese el techo o caballete de una casa sobre la tierra, a modo de naipe doblado por el medio y puesto bocabajo, sin más respiradero que la puerta de enfrente.

Bohío Varentierra

Se trata de una especie de habitación reducida, provisional e improvisada, que si bien en tiempos normales era utilizada por los campesinos para guardar víveres, provisiones, materiales, instrumentos de labranza y hasta sus cosechas, se convirtió en una construcción permanente que sirve a los cubanos para protegerse de las tormentas tropicales o huracanes en las zonas rurales.

Esta tradición va pasando de generación en generación abuelos, padres e hijos han tenido bohíos vara en tierra.

Su frágil apariencia no parece tener resistencia a los embates del viento y de las fuertes lluvias, sin embargo, su altísima supervivencia al paso de los huracanes, indica que las apariencias engañan.

Dentro del rústico espacio se pueden resguardar todos los medios necesarios para la convivencia y sobrevivir al paso de un evento meteorológico extremo, los vara en tierra se han aprovechado  para guardar semillas, alimentos, equipos electrodomésticos, colchones.

Hoy en día, estas rústicas edificaciones  ganan espacio en los campos de la isla porque a su probada resistencia se une la poca cantidad de recursos necesarios para su ejecución. (Recopilación de Internet)

Editado por Maria Calvo



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up