Se suman nuevas voces en Estados Unidos contra el bloqueo norteamericano a Cuba

Por María Josefina Arce.

La ciudad norteamericana de Sacramento se sumó a las voces que en el propio Estados Unidos demandan el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington en 1962 y mantenido por las sucesivas administraciones.

En una resolución, aprobada por el Consejo de la ciudad, se reconoce que la unilateral medida continúa infligiendo daños a los cubanos, más del 70 por ciento de los cuales ha nacido y crecido bajo el inhumano cerco.

Junto a Sacramento otras tres urbes californianas, una de Massachussets y otra de Connecticut se han manifestado igualmente contra el bloqueo, al tiempo que también lo hicieron las asambleas de dos estados: California y Alabama.

Lo cierto es que diversas encuestas de opinión han reflejado en los últimos tiempos que la mayoría de los estadounidenses está de acuerdo en poner fin a una medida que desde 1992 es rechazada por la comunidad internacional en la Asamblea General de la ONU.

Incluso el pasado año, por primera vez en la historia, Estados Unidos y su incondicional aliado Israel se abstuvieron en la votación en el organismo internacional, donde 191 países condenaron el criminal e inhumano cerco.

Pero aunque en su segundo mandato el entonces presidente norteamericano Barack Obama adoptó una serie de medidas para flexibilizar el bloqueo, calificadas de positivas por La Habana, estas fueron insuficientes pues mantuvieron esa política hostil hacia el pueblo.

La realidad es que el bloqueo continúa e incluso bajo el mandato de Obama se aplicaron millonarias sanciones a bancos y empresas por mantener vínculos con la Mayor de las Antillas, a pesar de iniciarse un proceso de acercamiento entre las dos naciones a partir de diciembre de 2014, restablecerse las relaciones diplomáticas meses después y suscribirse decenas de acuerdos y memorandos de entendimiento en diversos sectores.

Como afirman las autoridades cubanas el principal obstáculo para alcanzar la meta de normalizar los nexos bilaterales es la persistencia del cerco, causante de considerables privaciones y daños humanos a la nación antillana.

Ahora con un nuevo gobierno, que asumió en enero de este año, mucho se especula sobre el futuro de esa unilateral medida, que por su declarado propósito de rendir por hambre y enfermedades al pueblo cubano califica como un acto de genocidio.

Pero lo cierto es que la administración del presidente Donald Trump solo ha manifestado que estudiará la política hacia Cuba y por el momento el bloqueo sigue vigente causando serias afectaciones en áreas sensibles como la salud y la educación.

Sin embargo, senadores y representantes han introducidos en el Congreso proyectos de ley a favor de la libertad de viaje de los estadounidenses a Cuba y la expansión de las exportaciones agrícolas y el comercio en general con ese país, al tiempo que se suman cada día nuevas voces demandando el fin del genocida bloqueo.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up