Cada vez peor evaluada por los argentinos la gestión de Mauricio Macri

Por María Josefina Arce

En diciembre de 2015 Mauricio Macri asumió la presidencia y los argentinos comenzaron a experimentar un deterioro de sus condiciones de vida por la política neoliberal puesta en marcha por el gobierno de la coalición CAMBIEMOS.

Si hoy le preguntan a los argentinos cómo marcha la nación sudamericana, las respuestas en su mayoría son desfavorable para la gestión de Macri en poco más de dos años de mandato. Una reciente encuesta reveló que casi 55 por ciento de la población rechaza la política económica del gobierno.

Y el resultado no podía ser otro cuando los numerosos despidos, el aumento de los precios de servicios básico, una alta inflación y reformas que echan por tierra logros de los últimos años, forman parte hoy de la cotidianeidad de los argentinos.

Para 63,3% de los encuestados la situación económica del país empeoró en relación con 2017 y para muchos esta será peor o mucho peor en los próximos meses, algo que para la mayoría de los argentinos es insostenible.

Para este sondeo fueron consultadas 3.600 personas en medio de la crisis desatada por el alza del precio del dólar en los mercados cambiarios, que llevó a la intervención del Banco Central que no logró contener el incremento la situación.

Ante la amenaza de una fuga masiva de capitales extranjeros, el presidente Macri anunció en las últimas horas le negociación de un préstamo urgente con el Fondo Monetario Internacional, lo que motivó mayor preocupación entre la población, que recuerda que fueron las políticas impuestas por ese organismo las que desataron los graves problemas que motivaron la caída del gobierno de Fernando de La Rúa en diciembre de 2001.

De hecho la agencia francesa de noticias AFP cita una frase de Forbes, la revista especializada en negocios y finanzas, que afirmó 'Puede que sea momento de salir de la Argentina”, lo que por supuesto no da mucha tranquilidad a los mercados e inversores.

La volatilidad de los mercados ha empeorado la imagen de Macri y generado el temor a que la subida de la cotización del dólar se traslade a los precios y genere mayor inflación, que en 2017 rondó el 25 por ciento.

Lo cierto es que ya son bastantes los que comienzan a recordar la crisis económica de finales del siglo 20 y principios del 21 que derivó en una tensa situación social y el desfile en menos de una semana de cinco presidentes.

Fue una triste época que sumió en la pobreza a varios sectores sociales y que muchos asocian al surgimiento de los llamados cartoneros, familias empobrecidas que buscaron en la recolección de cartón una forma de supervivencia ante el drama de perderlo todo.

En medio de esta situación Macri obtuvo el apoyo político de su coalición derechista y ratificó el rumbo político, social y económico de su gobierno, que como vemos se ha caracterizado por un empeoramiento de los indicadores sociales.

En diciembre pasado el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina reveló que al menos más de 13 millones de personas viven en la nación bajo la línea de pobreza y se evidencia una persistencia de niveles de necesidades básicas insatisfechas.

El panorama no es nada alentador, la posible falta de liquidez a la que se enfrentan las empresas argentinas, de acuerdo con los especialistas, la volatilidad de los mercados, una alta inflación que el gobierno argentino se aferra en situar para este año en un 15 por ciento, pero que otros pronósticos colocan por encima de 20 por ciento, las constantes subidas de los precios y la pérdida de empleos hacen preguntarse a muchos hacia dónde marcha Argentina.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up