Bolivia, nubarrones electorales (+Foto)

Cerca de siete millones 333 mil bolivianos están habilitados
para participar en los comicios. Foto: Archivo

Por Guillermo Alvarado/RHC

Cuando faltan pocos días para los comicios presidenciales y legislativos de Bolivia, que se realizarán el venidero domingo 18 de octubre, crecen las dudas y temores de que se esté preparando un fraude masivo con el objetivo de impedir el triunfo de los candidatos del Movimiento al Socialismo, MAS.

El evento tiene lugar luego del golpe de Estado del año pasado contra el entonces presidente Evo Morales, orquestado desde Estados Unidos con la participación de la oligarquía, el ejército y la policía bolivianos y apadrinado por la Organización de Estados Americanos, OEA.

Precisamente la presencia de este organismo, llamado con justa razón Ministerio de colonias de Washington, causa mucha suspicacia, pues nadie olvida que un informe falso de la entidad sobre los comicios de 2019 fue el pretexto esgrimido para deponer al ejecutivo encabezado por Morales.

Hasta el momento el presidente del Tribunal Supremo Electoral, TSE, Salvador Romero, aliado de los golpistas, se ha negado a entregar el listado de los observadores, aunque ya se filtró que serán los mismos del año pasado.

Además, Romero anunció que en los resultados del conteo rápido no se incluirán fotografías de las actas electorales, lo que impedirá a los ciudadanos verificar los datos a medida que se vayan divulgando.

Otros temas inquietantes son la visita reciente a Estados Unidos del ministro boliviano de Gobierno, Arturo Murillo, donde se reunió con Luis Almagro, secretario general de la OEA.

Además, el TSE anunció la aplicación de un riguroso estado de excepción en todo el país días antes y después de la votación, lo que podría esconder la intención de ahogar por la fuerza cualquier manifestación de descontento ante eventuales irregularidades.

Cerca de siete millones 333 mil bolivianos están habilitados para participar en los comicios, donde se elegirán al presidente y vicepresidente y se votará por los miembros de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

La más reciente encuesta da al candidato del MAS a la presidencia, Luis Arce (en la foto), 42,2 por ciento de intención de voto, y a Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, el 33,1.

De acuerdo con las leyes vigentes en Bolivia un candidato gana en primera vuelta con más del 50 por ciento de los votos, o si alcanza los 40 puntos, con una diferencia de diez sobre su inmediato seguidor.

De lo contrario se iría a una segunda ronda, donde todas las fuerzas de la derecha se unirían contra Arce para impedir el retorno del MAS y la democracia progresista, que convirtió a ese país en un referente dentro y fuera del continente americano.          

Editado por Martha Ríos



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up