Las inspiraciones rotas de Juan Guaidó (+Foto)

Vence el MAS en elecciones presidenciales en Bolivia. Foto tomada de la ACN

Por Roberto Morejón/RHC

El arrollador triunfo del Movimiento al Socialismo y de su candidato presidencial Luis Arce en las elecciones de Bolivia, crispó a la derecha local y de América Latina, en la que sobresale el presidente fantasma de Venezuela, Juan Guaidó.

El aspirante conservador Carlos Mesa y el extremista Luis Fernando Camacho quedaron traumatizados porque esperaban llegar a una segunda vuelta electoral, en la que, afirmaban, podrían neutralizar el empuje del partido del expresidente Evo Morales.

Otros exponentes de la reacción regional también lamen heridas, como el autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

El instrumento manejado por el secretario norteamericano de Estado Mike Pompeo, vio en el camino de los golpistas bolivianos a fines de 2019 una guía en sus febriles planes para usurpar el gobierno en Venezuela.

Guaidó glorificó a la también autoproclamada Jeanine Áñez cuando biblia en mano tomó posesión de la presidencia de Bolivia, sin que nadie la eligiera.

Las protestas de los extremistas acerca de un alegado fraude de Morales, el manto bienhechor de la OEA, el beneplácito de los espadones, y la figura de Áñez hicieron “soñar” a Guaidó.

El aludido confesó su inspiración en lo que llamó el ejemplo de los golpistas bolivianos que, en su criterio, NO era “una brisita”, sino un “huracán de democracia”.

La señora Áñez, quien odia a indígenas y pobres, respondió a la lisonja al reconocer al espectral Guaidó y cortar con el presidente constitucional de Venezuela, Nicolás Maduro.

Once meses después del inicio del vendaval de libertades que según Guaidó (en la foto) emprendió Bolivia, el gobierno de facto está a punto de entregar un país quebrado.

Foto: Archivo/RHC

Cuajado de escándalos de corrupción, autoritario, violador de los derechos humanos y errático al enfrentar la pandemia por el nuevo coronavirus, el régimen de facto le hizo el peor servicio a los bolivianos.

NO solo los seguidores del Movimiento al Socialismo, sino representantes de la clase media optaron por respaldar al candidato Luis Arce.

Él fue el único que expuso un programa creíble de recuperación de un Estado pletórico de deudas y con las arcas semivacías.

NO está claro si Guaidó, hoy más cuestionado que nunca, tendrá voluntad para tratar de recomponer al menos en el papel lo que denominó tormenta de democracia en Bolivia, y mostrarla como paradigma a sus seguidores.  

Editado por Martha Ríos



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up