Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Trabajadores latinoamericanos y caribeños sufren los rigores del empleo informal

por Roberto Morejón

Como la absoluta precariedad caracteriza las faenas informales en América Latina y el Caribe, muchos de los que ganan el sustento mediante esa alternativa de producción o servicios tuvieron poco que celebrar el Día Internacional de los Trabajadores.

Vinculada a la pobreza y la desigualdad, la informalidad del empleo persiste en el subcontinente, sin olvidar que se trata de un fenómeno extendido a otras latitudes.

Estadísticas oficiales refieren que casi 130 millones de personas en América Latina y el Caribe se desempeñan en condiciones de informalidad para obtener los ingresos imprescindibles destinados a mantener la familia.

La Organización Internacional del Trabajo subraya que entre el 20% de la población con mayores ingresos en la región, las situaciones de informalidad agobian a la tercera parte de las personas.

Significativamente, entre el 20% de la población con menos entradas, casi 74% están en circunstancias de informalidad.

Las estadísticas se ilustran en el desempeño cotidiano de millones de ciudadanos que realizan sus faenas a destajo, sin asueto programado, seguridad social, jubilación y cobertura médica.

Tampoco tienen margen para demandar amparo laboral, condiciones propicias o salario mínimo.

Es amplio el diapasón de los enrolados en tan inestable práctica, por demás obligada ante la falta de un empleo seguro. Desde vendedores callejeros hasta trabajadores del área doméstica, autónomos o quienes hacen prestaciones.

También se cuentan los que se suman a las grandes, medianas o pequeñas empresas y en pocos casos formalizan su labor porque los dueños evitan compromisos y contratos.

Nadie niega que entre 2002 y 2012 varios países latinoamericanos aumentaron el empleo formal hasta 60%, como Argentina y Brasil, y 70% en relación con Chile, pero en otros no fue así por los efectos de la crisis financiera global y las recetas neoliberales.

Ahí están las referencias de Perú, Paraguay, Colombia y México con altísimos indicadores de ocupaciones informales.

Con la excusa de que la globalización neoliberal obliga a reducir los costos, los empresarios reducen plantillas y fomentan el empleo precario, o informal.

Sólo con políticas bien diseñadas inherentes a proyectos de justicia social será posible contrarrestar el fenómeno. Así ocurrió en Venezuela, país sobre el que el poder mediático occidental dibuja un panorama económico y social en declive.

Sin embargo, registra la tasa más baja de empleo informal de América Latina al reducir más de 20 puntos en una década.

Editado por Maria Calvo
Comentarios
Deja un comentario
  • Programa Especial Recordado al Amigo 20-11-19
  • Temas del 2019 19-11-19
  • Cubanas 20-11-19
  • En Compañia del Doctor 17-11-19
  • El Mundo de la Filatelia 17-11-19
  • Agenda 2 16-11-19
Contador de Visitas

6665378

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 4950
  • Hoy: 4561
  • En Línea: 211
  • Total: 6665378