Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

En tema migratorio, la Unión Europea vuelve a poner la carreta delante de los bueyes

Por: Guillermo Alvarado

Desafortunadamente los peores temores se confirmaron cuando la Unión Europea anunció el inicio de una operación militar en tres tiempos contra las mafias de traficantes de personas, como medida para poner fin a las corrientes migratorias desde el norte africano, que son, a la vez, causa y consecuencia de tragedias humanitarias de profundas raíces.

Existía la posibilidad, remota pero allí estaba, de que primara el sentido común y, en lugar de enviar buques y aviones de guerra, los líderes de ese bloque continental decidiesen poner en marcha un programa de colaboración económica, sanitaria y educativa en los países de origen de los migrantes, para resolver allí mismo y de forma permanente el fenómeno.

Si bien los humanos somos una raza en continuo movimiento y fue gracias al desplazamiento de grandes grupos que se pobló el globo terráqueo, en los momentos actuales detrás de la decisión de partir hacia ignotos caminos figuran elementos muy concretos: el hambre, el miedo, la guerra y la ausencia de perspectivas.

Y todo esto ocurre porque atrás hay en África una historia de despojo y explotación, de países creados al capricho de los conquistadores, de pueblos separados por la violencia, de la introducción de odios tribales para facilitar la dominación.

Grande es la responsabilidad europea en el drama africano, pero mayor es aún la ceguera para reconocerlo y rectificar.

Todo el mundo sabe que la fuerza no detiene a la desesperación y lo que va a ocurrir con la operación militar en el Mediterráneo es lo mismo que propició Estados Unidos en su extensa frontera con México, que los migrantes busquen rutas más peligrosas y que la pérdidas de vidas sea aún más elevada.

Sólo en los primeros meses se gastarán decenas de millones de euros en tareas de vigilancia por medio de aviones, buques, drones y satélites. Le seguirá un segundo paso, que consistirá en decomisar y destruir los medios de transporte de los traficantes y un tercer momento incluye intervenciones armadas en puertos africanos, sobre todo en Libia, país al que precisamente la OTAN sumió en el caos.

No se ha revelado el costo del proyecto, pero es fácil imaginar que si ese dinero se emplease en construir escuelas, hospitales, fábricas y otras fuentes de empleo, muchos de quienes se lanzan a la arriesgada travesía, preferirían quedarse en casa.

De ello en el plan no hay ni una palabra. Menos aún del acompañamiento a quienes son detenidos y deportados, que retornan a su país en condiciones aún más difíciles que al principio, pues muchos vendieron sus escasas propiedades, o adquirieron deudas para financiar la aventura.

Es decir que el costo humano de las oleadas migratorias no está incluido en el programa de la Unión Europea que, ni más ni menos, está levantando un muro en el Mediterráneo, como el que el emperador Adriano mandó a construir en Inglaterra para impedir a los “bárbaros” entrar al territorio dominado por Roma.

Como entonces ocurrió, se insiste en poner la carreta delante de los bueyes o, igual que el avestruz, enterrar la cabeza para no mirar de frente el problema.

Editado por Katia Madruga Marquez
Comentarios
Deja un comentario
  • Frente a la mentira, la verdad
  • Analista argentina sostiene que antipolítica cede espacio a la derecha y anula los esfuerzos de fuerzas progresistas
  • Cuba contribuye a la integración postal en el Caribe
  • Trata de personas y el menú de opciones de Washington contra La Habana
  • Unión Europea continúa oponiéndose a las medidas unilaterales de Estados Unidos contra Cuba
  • Ventana económica
Contador de Visitas

6071996

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 3643
  • Hoy: 3532
  • En Línea: 88
  • Total: 6071996