Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Elecciones en Estados Unidos: la danza de los millones

por Guillermo Alvarado

El comienzo de las postulaciones de candidatos para luchar por la presidencia de Estados Unidos, programadas para noviembre de 2016, sacó a luz el debate sobre uno de los puntos más polémicos en este proceso, como lo es el financiamiento de los aspirantes al cargo, que suele elevarse a cifras multimillonarias, en el país más rico, pero también uno de los más desiguales del mundo.

De acuerdo con una reciente encuesta realizada por el periódico The New York Times, el 80%  de los ciudadanos consideran que el dinero juega un papel demasiado preponderante en las campañas.

En efecto, durante muchos años se denunció que la capacidad de obtener fondos de un candidato es más importante que su programa de gobierno y las propuestas que esté dispuesto a hacer a la población.

Además, desde 2010 las leyes norteamericanas eliminaron las barreras a la recaudación financiera que hacen los partidos políticos por medio de los Comités de Acción Política, PACs, por sus siglas en inglés, como se conoce a los organismos encargados de recaudar dinero entre sus miembros y entregarlos a los candidatos.

La desregulación de gastos de campaña hizo que las sumas empleadas en 2012 aumentaran hasta los 2 600 millones de dólares, más del doble de lo gastado en el 2000 por los dos principales partidos, el Demócrata y el Republicano.

Semejantes cifras gastadas para elegir gobernantes son de por sí escandalosas, aún tratándose del país reconocido como el más rico del mundo, pero la tragedia es mayor si se toma en cuenta que Estados Unidos es también una nación donde se concentran enormes desigualdades.

En estos momentos el 15% de la población, es decir unos 50 millones de personas, están por debajo del nivel de la pobreza y la mayoría de ellas son niños y adolescentes, que carecen de oportunidades para superar sus necesidades.

Según Gene Nichol, profesor de la Universidad de Carolina del Norte,  Estados Unidos no perdió la guerra contra la pobreza, sino que simplemente abandonó el campo de batalla.

Esa es una de las razones por que mucha gente considera ilógico el exagerado costo de las campañas electorales, que utilizan fondos nutridos por generosas donaciones de grandes corporaciones o magnates, que luego tratarán de recuperar su inversión gracias a su influencia en el partido que esperan sea el ganador.

La historia de esta sinrazón es muy antigua. Fue desde comienzos del siglo pasado cuando el entonces presidente Theodore Roosevelt firmó la Ley Tillman, primera norma destinada a regular el financiamiento a los partidos políticos.

Esa y otras legislaciones han naufragado por la acción de los grandes grupos de poder que rechazan poner límites a la entrega de fondos a candidatos o partidos, con lo cual el dinero se sitúa por encima de los valores, los principios o los programas que presidentes, senadores, representantes y otros funcionarios aseguran defender.

Editado por Maria Calvo
Comentarios
Deja un comentario
  • Agenda 21 07-12-19
  • Entre Cubanos 06-12-19
  • En Compañia del Doctor-08-12-19
  • Programa Especial Recordado al Amigo 04-12-19
  • Agenda 21 30-11-19
  • En Compañia del Doctor-01-12-19
Contador de Visitas

6755345

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 4844
  • Hoy: 3120
  • En Línea: 171
  • Total: 6755345