Un proyecto que rinde homenaje al Héroe Nacional de Cuba, José Martí

Por: María Josefina Arce

Ciento sesenta y tres años se cumplen este 28 de enero del natalicio del Héroe Nacional cubano, José Martí, un hombre que amó a los niños, para quienes escribió y dejó un hermoso pero sobre todo, educativo legado.

Es precisamente “La edad de oro”, una revista mensual publicada por Martí en la ciudad norteamericana de Nueva York, una verdadera joya humanista, pedagógica, ética y estética creada por el Héroe Nacional cubano.

A través de sus páginas el apóstol busca incitar en los más jóvenes la búsqueda del conocimiento, del amor y la justicia para como expresara “.. llenar nuestras tierras de hombres originales, criados para ser felices en la tierra en que viven, y vivir conforme a ella, (...)".

Por eso no hay mejor homenaje para el hombre que amó profundamente a los niños que la constitución en El Salvador, precisamente en la fecha de su nacimiento de La Colmenita, creada a partir del ejemplo de la compañía cubana de teatro infantil de igual nombre, devenida referente mundial.

Con la presentación por niños cubanos y salvadoreños de la obra “La cucarachita Martina pide la paz y la Convivencia” nació oficialmente este proyecto de hermandad entre los infantes de las dos naciones que contribuirá al desarrollo de los nexos culturales.

Resultado de un viejo sueño del ahora presidente Salvador Sánchez Cerén, la iniciativa tendrá igualmente un gran impacto en las diferentes comunidades a través del sistema de Casas de Cultura de El Salvador.

Es además parte de la estrategia del gobierno del Frente para la Liberación Nacional de El Salvador que considera la cultura como un derecho de todos y un instrumento para avanzar en el pleno desarrollo del hombre.

Se espera implementar en nueve de los municipios priorizados por el plan de seguridad pública "El Salvador Seguro", que busca la prevención de la violencia en las comunidades más vulnerables, a partir del desarrollo educacional y cultural.

La idea, destacan las autoridades, no es que los niños salvadoreños que formen parte de La Colmenita sean artistas, sino que crezcan como buenos ciudadanos, con valores, para contribuir a la transformación del país, a través del canto, la risa y el arte.

Carlos Alberto Cremata, fundador y director de la compañía cubana de teatro infantil, señaló que la finalidad es cantarle fundamentalmente a la convivencia, a la paz y tender un puente de amor desde la infancia y desde la cultura.

Es esta propuesta una manera de honrar en su natalicio al Héroe Nacional cubano, quien no solo escribió para los niños para sembrar en ellos importantes valores humanos, sino que en su pensamiento refleja la importancia para los pueblos latinoamericanos de conocerse y estrechar sus vínculos para avanzar en su desarrollo.

 

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up