De amplio espectro plan cubano para prevenir entrada del virus Zika

Imágen de archivo.

Por: Roberto Morejón

Los cubanos aprecian el trabajo diligente de oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias en la fumigación de viviendas, ante la alerta epidemiológica decretada en el país por la amenaza del Zika.

Como se sabe, la Organización Mundial de la Salud declaró al virus como una emergencia sanitaria de importancia internacional.

Si bien no se han asentado casos en Cuba, los expertos lo consideran factible después de confirmarse en 31 países, junto al chikungunya en 38.

La contribución de nueve mil oficiales de las fuerzas armadas cubanas y de la reserva y de 200 policías es determinante para la higienización eficiente de viviendas y otros recintos en los 55 municipios con mayor presencia del agente transmisor.

El personal participante en el empeño cuenta con los medios técnicos para reforzar las labores antivectoriales, incluyendo productos muy costosos.

La estrategia del Ministerio cubano de Salud Pública es clara y consiste en bajar los niveles de infestación del mosquito Aedes aegypti y el albopictus, o eliminarlos donde sea posible, ante el peligro real de irrupción del virus del Zika y el chikungunya.

El sólido programa aplicado aquí para la prevención y enfrentamiento a las enfermedades transmitidas por los mosquitos mencionados también tiene como punto de atención la fiebre amarilla, presente en Angola, donde trabajan cooperantes cubanos.

Las medidas forman parte de una etapa intensiva necesaria además para cortar la transmisión del dengue, detectado en 11 provincias cubanas, también provocado por la picadura de los zancudos.

Esa última enfermedad también se propaga en el Hemisferio Occidental, con más de dos millones de casos en el año 2015.

Las acciones bajo la rectoría del Ministerio cubano de Salud Pública justifican la orientación precisa a la población, pues una epidemia de Zika provocaría severas afectaciones humanas y económicas.

De ahí la importancia de la convocatoria a audiencias sanitarias en las que médicos de la familia, al frente de consultorios en las comunidades, se dirigen a los vecinos.

A ellos les reafirman el imperativo de extremar las medidas higiénicas, evitar los criaderos de mosquitos y acudir a un centro de salud ante cualquier síntoma febril.

Es oportuno destacar que parejo al despliegue de medidas que demandan la comprensión y ayuda de la población, el personal de las Aduanas fue instruido para reforzar la vigilancia en fronteras.

El programa gubernamental para prevenir el virus del zika fue calificado de trascendente por el representante de las organizaciones Mundial y Panamericana de la Salud en Cuba.

Las acciones exigen la asignación del máximo de recursos para cumplir el objetivo.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up