Desigualdades aumentan en un mundo dominado por el capitalismo neoliberal

por Guillermo Alvarado

La enorme brecha entre los sectores de la población mundial que acaparan la mayor parte de las riquezas globales y los que poco o casi nada tienen se incrementó, al grado de que hoy día el 1% de los habitantes del planeta son dueños de casi la mitad de todos los bienes.

De acuerdo con el informe anual del gabinete financiero Boston Consulting Group dado a conocer esta semana, en total, 18.5 millones de familias afortunadas acaparan el 47% de la riqueza acumulada en ingresos en el mundo, porcentaje que equivale a 78.8 billones de dólares, superiores al Producto Interno Bruto, PIB, mundial.

Por supuesto que América del norte está a la cabeza de esta escandalosa proporción, en particular Estados Unidos con 8 millones de hogares multimillonarios pero, vean ustedes las paradojas del sistema capitalista, México no se queda atrás.

Registros oficiales de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores indican que al primer trimestre de este año había 174 991 personas físicas con inversiones en casas de bolsa que iban de 15 millones en adelante, mientras que en 2015 los registros tenían contabilizados a 171 345 inversionistas.

Con todo y el bajo crecimiento económico, la caída de los precios de las materias primas y la volatilidad de los mercados financieros, el selecto grupo de millonarios tiene registradas oficialmente "cuentas de orden" que involucran recursos por 9 billones 681 426 millones de pesos, cifra equivalente al 55% del PIB del país, es decir, la riqueza que se genera en un año en todas las actividades económicas en México.

Eso es por lo menos escandaloso en un país donde hay millones de personas que viven en la miseria, sobre todo entre los pueblos indígenas, y cada año cientos de miles cruzan la frontera del norte para escapar a la pobreza.

Las sorpresas no terminan aquí. ¿Se imaginan ustedes al Fondo Monetario Internacional, el FMI, haciéndose una autocrítica?. Pues si, la hizo.

Luego de años de predicar e imponer las políticas neoliberales, esa entidad dio a conocer un informe citado por la revista Newsweek en Español donde asegura que tales prácticas aumentan la desigualdad en el mundo y que sus supuestos beneficios fueron exagerados. Exagerados por el mismo FMI, habría que decir.

Ese, ni más ni menos, es el sistema que la rancia derecha y ultraderecha regional pretende restaurar en países como Argentina, Brasil, Venezuela y otros, que sufren una feroz arremetida contra todo tipo de medidas de justicia social y beneficio popular, haciendo un uso racional de la riqueza nacional.

Editado por Maria Calvo



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up