Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

¿Producimos energía en nuestras casas? (+Fotos)

Biodigestor que produce gas a partir de las excretas porcinas. Fotos: Archivo

Biodigestor que produce gas a partir de las excretas porcinas. Fotos: Archivo

Por Luis A. Montero Cabrera

Muchos países y comunidades de países han emprendido una carrera para que su forma de vida dependa cada vez menos de combustibles como el petróleo y el carbón mineral. Ha sido más o menos silenciosa pero firme, sobre todo desde la primera década de este siglo.

Los mayores protagonistas se extienden desde Japón hasta la Unión Europea, pasando por China, Australia y también los Estados Unidos.

Las corporaciones no petroleras han abordado el asunto desde el mercado, como es de esperar. Y los gobiernos lo han hecho desde las regulaciones e indicaciones legales, como es también de esperar.

Un caso interesante es el de la iniciativa de la Unión Europea para promover los edificios de consumo de energía “casi nulo” y las mejores prácticas para garantizar que antes de que finalice 2020 todos los edificios nuevos sean así.

Y “casi nulo” quiere decir que el propio edificio genera energía a partir de fuentes no convencionales como es la luz del sol que lo baña por el día, o la velocidad de los vientos que lo circundan, o los desechos materiales que produce.

Se diseñan también para consumir mínimos en alumbrado, climatización y otros propósitos sin renunciar y hasta amplificando sus funcionalidades.

La información disponible en internet a los cubanos de lo que otros han hecho y que pueda servirnos de referencia y base para nuestros propios avances en este aspecto es copiosa y de todas las fuentes. Desde regulaciones europeas hasta panfletos comerciales de empresas que diseñan e instalan sistemas combinados “a la medida” para las viviendas.

Algunos especialistas consultados confirman que con solo la conversión máxima posible en electricidad de la radiación solar subtropical que diariamente calienta los techos y paredes de nuestras casas alcanzaría para suplir todo el consumo energético en el habitáculo. Esto incluiría la cocción de alimentos, la iluminación y el aire acondicionado durante el día.

Y puede sobrar energía. También tiene la ventaja de que el edificio queda “a la sombra” de esa radiación y ya no se calienta tanto si el sistema fotovoltaico que se usa es abarcador. Así se ahorra mucha energía en el aire acondicionado.

El perfeccionamiento permanente que estas tecnologías experimentan en eficiencia puede llegar a que los excedentes de energía durante el día se pudieran “vender” a la empresa eléctrica para compensar la que le compraríamos para las noches.

¿Quién sabe si hasta pudiera alimentarse también un automóvil o motocicleta eléctrica familiar?

Una imaginación fértil de estos avances puede provocarse en cualquiera con la simple observación de las azoteas de cualquiera de nuestras ciudades en un tórrido mediodía. Veríamos un área inmensa y diversa de techos. El calor del sol incidente en ellos solo los calienta.

Así crea la necesidad de que los que habitemos o estemos bajo esos techos tratemos por todos los medios de refrescarnos. Y eso lo hacemos consumiendo energía de la red eléctrica mediante un ventilador o un equipo de climatización.

Si la luz que acompaña a ese calor se pudiera usar para producir electricidad, la ganancia es doble, porque nos calentaría menos y además nos puede refrescar con el equipo de aire acondicionado.

Existen otras posibles fuentes propias como el uso del biogás que inevitablemente se genera de las aguas residuales de cualquier edificación habitada por seres vivos, o la posible disponibilidad de turbinas que generen alguna electricidad con los vientos que viajan por azoteas y patios.

Hasta ahora hemos avanzado notablemente en lo conceptual y práctico para que nuestras organizaciones proyecten y ejecuten inversiones en plantas que ayuden a aprovechar la energía solar que incide sobre nuestro suelo, los vientos que atraviesan nuestro largo y estrecho caimán y la exuberante masa vegetal que ese mismo suelo puede producir en relativamente poco tiempo, con la ayuda del propio sol.

Algo también se desarrolla con el aprovechamiento energético de la caída de las aguas de la montaña. Siempre se hace para una administración empresarial corporativa, esencialmente estatal.

Sin embargo, la vida de una sociedad y la realización de su economía se hace invariablemente y en cualquier sistema social a través de las personas y sus respectivos microcosmos. Un sistema capitalista gobierna esta fuerza a través del mercado, principalmente.

Si usted es creativo y dispone de los fondos necesarios, se compra o diseña un sistema para que su casa o el edificio donde vive o trabaja sea eficiente energéticamente y así reduce lo que tiene que pagar por energía a las compañías suministradoras.

Pero Fidel nos enseñó en su momento que el socialismo es capaz de lograr mucho más a través de las individualidades. Un simple cálculo de costo contra beneficio lo llevó a que el estado le suministrara a todos los cubanos una bombilla ahorradora gratuitamente a cambio las incandescentes que predominaban a principios de este siglo y que se ganara para todos. La economía de un país no solo se edifica con grandes inversiones centralizadas.

La capacidad de innovación que nos caracteriza y nuestras necesidades de independencia energética podrían encontrar en la proyección y adaptación de nuestros habitáculos un escenario que garantice un futuro de prosperidad y bienestar. Para esto tenemos que aprovechar mejor las ventajas de un verdadero socialismo, como el que deseamos tener.

Nuestro sistema es esencialmente idóneo para gestionar que los potenciales de investigaciones científicas y tecnológicas, de iniciativas, de emprendimientos, de proyección, de diseño, de producciones innovadoras de la industria y de comercialización interna puedan estar todos en completa sincronía. Los cubanos podríamos ir a una tienda y comprar uno o varios dispositivos, de un menú diverso y adaptable de ofertas disponibles para todas las necesidades y bolsillos.

Esto nos permitirá hacer nuestra vivienda cada vez más autosuficiente energéticamente. Las tecnologías que hoy permiten estas ventajas existen en el mundo, están bien documentadas y seguramente las dominan muchos de nuestros especialistas.

Está claro que faltan los procedimientos cotidianos de gestión de la economía nacional, la ciencia, la tecnología y la innovación que pueden ir produciendo estos avances y poniéndolos en práctica de forma expedita y natural, como debe ser si perseguimos prosperidad y su sostenibilidad. (Tomado de Cubadebate)

Editado por Martha Ríos
Comentarios
Deja un comentario
  • Frei Betto: Cuba es el único país en la región que garantiza a su pueblo el derecho a alimentación, salud y educación
  • CEDEMA: más de tres décadas de experiencia en la investigación, innovación y desarrollo de maquinaria industrial en Cuba
  • Entre Cubanos
  • En Compañia del Doctor 23-02-20
  • El Mundo de la Filatelia 23-02-20
  • Agenda 21 23-02-20
Contador de Visitas

7367500

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 8608
  • Hoy: 4037
  • En Línea: 200
  • Total: 7367500