Nefasto día de 1871 en Cuba une a dos hermanos (+Video)

Sancti Spíritus, Cuba, 27 nov (RHC) Dos hermanos vivieron los horrores del régimen colonial español en Cuba, uno de ellos estaba entre los ocho estudiantes de Medicina fusilados un día como hoy pero de 1871 en La Habana.

Luis Felipe Le Roy, en su libro A cien años del 71. El fusilamiento de los estudiantes, señala que “el hecho que motivó la tragedia solo tenía matiz político en cuanto que se les imputaba falsamente haber profanado la tumba del ídolo de los voluntarios...”

Lo peor de todo es que tres fueron escogidos al azar, sorteo en que salió un estudiante de 17 años, de la ciudad de Matanzas, que no estaba en la capital del país el día de la supuesta profanación a la tumba del periodista español Gonzalo Castañón.

Fermín Valdés Domínguez, amigo del Héroe Nacional cubano José Martí (1853-1895), fue condenado a seis años de presidio y reivindicó la memoria de sus inocentes compañeros muertos o condenados.

A los 20 años fue elegido al azar y fusilado Carlos Augusto de la Torre Madrigal, quien nació el 29 de julio de 1851 en Puerto Príncipe (actual Camagüey), mientras que su hermano Alfredo vio la luz el 4 de agosto de 1850 en Sancti Spíritus.

Ambos eran hijos de Esteban de la Torre, natural de Puerto Príncipe, y Manuela Madrigal Mendigutía, de Sancti Spíritus.

El padre era dueño en Sancti Spíritus del ingenio La Candelaria, y de fincas rústicas y urbanas que le aportaron recursos para poder enviar a La Habana a sus hijos Alfredo y Carlos Augusto a estudiar, opina María Antonieta Jiménez, Historiadora de la Ciudad.

Alfredo tuvo mejor suerte que su hermano en los funestos hechos, pues pese a que en 1871 tenía 21, en la matrícula aparecía con 19 por lo que se le condenó a cuatro años de prisión, como se acordó para los menores de 20, luego fue indultado por el Rey y marchó al extranjero.

Se graduó de doctor en Medicina y Cirugía en Francia, en 1883, y después de regresar a Cuba nunca se desvincularía de su ciudad natal, donde residió por largos años en la otrora calle Real -actualmente Independencia- No. 11, hasta su muerte, el 15 de abril de 1902.

Federico Capdevila defendió a los inocentes estudiantes en el primer consejo de guerra.

Quiso la vida que el honorable oficial español, casado con la espirituana Isabel de los Dolores Pina Estrada, residiera en una casona de esta ciudad central desde 1871 a 1873, según reza una tarja a la entrada del inmueble que alberga hoy a una institución cultural.

Otra tarja (1947) en la fachada de la casa de Independencia No.158 recuerda a los hermanos Carlos Augusto y Alfredo de la Torre Madrigal, unidos por lazos sanguíneos, una misma vocación y una triste historia. (Fuente: Prensa Latina)


 

 

Editado por Lorena Viñas Rodríguez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up