Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Recuerda La Habana victoriosa entrada de Caravana de la Libertad

Hace 56 años, la céntrica calle 23 en el barrio del Vedado, en La Habana, se vistió de júbilo para recibir a los integrantes de la Caravana de la Libertad, procedente del oriente de Cuba, momento que los trabajadores de la radio y televisión cubanas recordaron este jueves 8 de enero.

La exclamación de ¡Son los barbudos...es Fidel... que bajan de la Sierra a entregarnos la libertad! vibró una vez más en la concurrida vía donde el pueblo revivió la intensa emoción que desbordó a la ciudad en aquel entonces al recibir a la comitiva del victorioso Ejército Rebelde.

En el mismo lugar, volvieron a reunirse cubanos de todas las edades, orígenes y ocupaciones, así como personas que por primera vez visitan Cuba y, que al marcharse, habrán sido testigos de la celebración de un momento histórico sin par.

Al acto asistieron autoridades del Partido Comunista de Cuba y de la Unión de Jóvenes Comunistas del municipio de Plaza de la Revolución.

Retorno a la memoria

El 8 de enero de 1959 llegó a La Habana la Caravana de la Libertad con el líder de la Revolución, Fidel Castro, al frente.

La comitiva había partido el 2 de enero de la oriental provincia de Santiago de Cuba por la Carretera Central, en marcha triunfal del Ejército Rebelde luego de derrotar a la tiranía de Fulgencio Batista (1952-1958).

El recorrido de unos mil kilómetros hasta la capital duro seis días y millones de hombres, mujeres y niños aguardaron horas y horas a los largo del trayecto, en las calles y parques, para ver pasar y saludar a aquellos héroes legendarios.

Ese mismo día, cuando Fidel exponía al pueblo los problemas más candentes de aquellos momentos, en medio de su intervención, en el campamento militar de Columbia, en La Habana, -hoy Ciudad Escolar Libertad- se volvió hacia el Comandante Camilo Cienfuegos, el Héroe de Yaguajay, y le preguntó: "¿Voy bien, Camilo?".

Surgía así la célebre frase que sintetizaba la inmensa confianza depositada por Fidel Castro en su compañero de armas, quien desapareció en un accidente de aviación el 28 de octubre de 1959.

El pueblo también acogió la expresión y la hizo suya.

(Tomado de Radio Reloj)

Editado por Martha Ríos
Comentarios
Deja un comentario
  • Arde Trípoli
  • Trabajadores y directivos del turismo reafirman compromiso de cumplir con plan de ingresos de 2019
  • La oposición boliviana sigue los pasos de la derecha venezolana
  • XIII Bienal de La Habana: Enarbolando verdades irrebatibles
  • Arriba brigada Internacional de solidaridad con Cuba a Campamento Julio Antonio Mella
  • Cita del Sábado: un encuentro con la vida, la gente, las cosas
Contador de Visitas

5866072

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 2630
  • Hoy: 1669
  • En Línea: 134
  • Total: 5866072