Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Palabras del presidente ecuatoriano al asumir la presidencia de la CELAC

Rafael Correa (foto archivo)

Rafael Correa (foto archivo)

Queridas Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de laComunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC): Gracias a los gobiernos y los pueblos hermanos por la confianza y el afecto depositados en mi país y nuestro pueblopara ejercer la Presidencia Pro Témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños. Cuenten con Ecuador para impulsar con toda nuestra fuerza, la tan anhelada integración de los pueblos de América.

Con la creación de la CELAC en el 2010, estamos haciendo realidad los anhelos de nuestros Libertadores, los sueños de Toussaint L’Ouverture, Simón Bolívar, de Manuelita Sáenz, de José de San Martín, de José Artigas, de Bernardo O’Higgins, Francisco de Morazán, pero también de Emiliano Zapata, Augusto César Sandino, del Che Guevara, de Salvador Allende, de Néstor Kirchner, de Hugo Chávez, y de tantos otros héroes, heroínas y líderes que dieron todo de sí por ver a nuestra región libre y unida.

En realidad nuestra comunidad empezó hace siglos, con nuestros pueblos milenarios, con el Abya Yala, la “tierra de la sangre vital”, como llamaban nuestros ancestros a nuestra América.

Nuestra gratitud a Costa Rica y a su Presidente. Querido Guillermo, gracias por mantener este sueño integrador, y felicitaciones por la capacidad y visión con la que has presidido nuestra comunidad durante el último año.

Queremos extender un saludo a otro gran amigo: nuestro Presidente José Mujica. Pepe es de esos viejos revolucionarios que enseñan con cada palabra, un verdadero filósofo que desafía a reflexionar las cosas más profundasdesde las cosas más sencillas. En pocas semanas dejará la Presidencia de Uruguay y extrañaremos toda su autenticidad, humildad, humor, y profunda ética política. Felicitamos a nuestro compañero Tabaré Vásquez, que el primero de Marzo asumirá la presidencia de nuestro querido Uruguay.

Nuestra felicitación también a Evo Morales y Dilma Rousseff por el inicio de sus nuevos mandatos presidencialesrepletos de legitimidad democrática, que afianzan aún más nuestros vínculos continentales. El triunfo de nuestros compañeros es el testimonio de que los poderes fácticos ya no son más fuertes que la voluntad de los pueblos.

El genial Simón Bolívar quería ver en esta América Hispana, una vez liberada, a la más grande nación del continente. E insistió en que la unidad, y solo la unidad, será la que haga grande ante el mundo a la región liberada.

Hemos avanzado, pero tenemos que ir mucho más rápido, con prisa y sin pausa.

Nuestro “Viejo Luchador”, Eloy Alfaro, nos recuerda que “no hay tiempo que perder, en la demora está el peligro”.

El desarrollo no es un problema técnico, sino político. El problema fundamental es quien manda en una sociedad: las élites o las grandes mayorías, el capital o los seres humanos, el mercado o la sociedad.

La historia nos demuestra que para lograr el desarrollo, se requiere de manos bastante visibles, de acción colectiva, de voluntad política, de una adecuada pero importante intervención del Estado. Estado que no es otra cosa que la representación institucionalizada de todos nosotros, el medio por el cual la sociedad realiza esa acción colectiva.

Nuestros pueblos esperan de nosotros manos visibles y acciones concretas, soluciones específicas a sus problemas e ilusiones movilizadoras con horizontes claros. Para que el espíritu integrador de nuestros países se fortalezca, nuestros pueblos tienen que palpar los beneficios de la integración.

Queremos proponer a ustedes que, más allá del plan de acción 2015 que aprobamos, no solo esta presidencia, sino como bloque, CELAC trabaje en los próximos años en cinco grandes ejes, los cuales están plasmados en la carta entregada a ustedes  y firmada por el Presidente Solís y quien les habla, Estos ejes serían:

Reducir la pobreza extrema y las desigualdades

Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación

Medioambiente y Cambio Climático

Financiamiento para el desarrollo, infraestructura y conectividad

Desarrollar nuestro rol como bloque.

Reducir la pobreza extrema y las desigualdades.

En la II Cumbre de la CELAC decidimos declarar a nuestra región como Zona de Paz. A menudo creemos que la paz esausencia de guerra, cuando debe ser sobre todo presencia:presencia de justicia, presencia de dignidad, presencia de libertad, de Buen Vivir, del Sumak Kawsay de nuestros pueblos andinos.

Sin embargo, todavía tenemos 68 millones de latinoamericanos y caribeños en la miseria. ¿De qué libertad hablamos? ¿De qué paz hablamos?

La insultante opulencia de unos pocos en Nuestra región al lado de la más intolerable pobreza son balas cotidianas en contra de la dignidad humana.

La erradicación de la pobreza es un imperativo moral para nuestra región y el planeta entero, porque por primera vez en la historia de la humanidad, dicha pobreza no es por falta de recursos, sino fruto de la inequidad, y ésta a su vez consecuencia de perversas elaciones de poder, donde pocos tienen todo y muchos no tienen nada.

Nuestra propuesta es que asumamos el compromiso desde la CELAC de erradicar la miseria en la región, en los próximos 5 años.

Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación.

Una de las más graves asimetrías que aún permanece en nuestra región se refleja en los distintos niveles de acceso a la educación. La educación como derecho y como generadora de talento humano es lo más importante para el desarrollo. Pretendemos que todas las niñas y niños de nuestra región puedan terminar al menos un ciclo completo de enseñanza básica de diez años.

Los países hegemónicos han hecho del conocimiento el motor de su desarrollo. En contraste, nuestra región no le ha apostado decididamente a la generación de conocimiento, de ciencia, tecnología e innovación. Actualmente, nuestra región invierte el 0.78% del PIB en Investigación y Desarrollo.Debemos duplicar esta inversión en los próximos 5 años, llevándola al menos al 1.5% del PIB, hasta el año 2020.

Actualmente no hay ninguna universidad latinoamericana o caribeña entre las cien mejores del mundo. En los próximos años debemos tener al menos 12 universidades de la región entre las 200 mejores del planeta. Para ello debemos elevar el presupuesto en educación superior al menos al 1.7% de PIB regional en el siguiente quinquenio.

Recientes investigaciones han demostrado de forma contundente que lo único que garantiza la equidad no es la entelequia del mercado, ni la intervención del estado per se, sino la difusión de conocimientos y capacidades.

Es decir, el conocimiento como bien público, y la inversión en talento humano, no solamente nos harán más prósperos, sino también más justos.

Además, con la impresionante generación de conocimiento a nivel mundial, los países que no generemos conocimientos, seremos cada día más ignorantes en términos relativos y más dependientes de lo que producen otros. Es decir, el conocimiento también nos hará más libres.

Medioambiente y Cambio Climático.

La CELAC debe asumir una posición común y firme en la lucha en contra del cambio climático. Debemos alzar nuestras voces para demandar el compromiso de los contaminadores globales para reducir sus emisiones. Todos somos vulnerables, pero varios países miembros de nuestra Comunidad, en particular nuestros hermanos caribeños,podrían enfrentar verdaderas catástrofes como consecuencia de la crecida de los océanos.

Tenemos la solvencia moral para elevar nuestra voz: los países de nuestra comunidad somos los principales generadores mundiales de bienes ambientales que otros consumen gratuitamente.

Y se cree algunas veces que la producción, la generación de bienes ambientales no tiene costo. La realidad es que esa generación puede ser muy costosa, no en cuanto a costos directos, sino en lo que los economistas llamamos —y este es el costo relevante— el “costo de oportunidad”. Hoy muchos exigen —sin ninguna solvencia moral, dicho sea de paso—, que no se explote el petróleo de la Amazonía. Pero eso implica un costo inmenso por los ingresos no recibidos y por cada día que transcurre con un niño sin escuela, una comunidad sin agua potable, o gente muriendo por enfermedades perfectamente evitables, verdaderas patologías de la miseria.

Proponemos incrementar, en los próximos cinco años, un 5% del territorio terrestre y marino-costero de la región bajo régimen de conservación o manejo ambiental, con el fin de lograr una reducción significativa de la pérdida de biodiversidad.

Financiamiento para el desarrollo, infraestructura y conectividad.

Unidos, seremos capaces de modificar un orden mundial que no sólo es injusto sino inmoral; donde todo está en función no de los seres humanos, sino del capital, y de países hegemónicos también dominados por dicho capital.

Por ejemplo, juntos podemos crear nuestra propia arquitectura financiera regional, para que nuestro ahorro se quede en la región y no vaya a financiar a los países más ricos, como cuando nuestros bancos centrales, frecuentemente autónomos y sin controles democráticos,  envían centenas de miles de millones de nuestras reservas al exterior, no solo financiando, sino también  transfiriendo riqueza a los países más ricos, al recibir por esas reservas paupérrimos rendimientos, mientras que nos prestan nuestro mismo dinero a tasas diez veces superiores. Esto es uncompleto absurdo que jamás podremos justificar ni técnica ni éticamente.

Resulta inaceptable que mientras América Latina tiene depositado un billón de dólares (un trillón de dólares traducido en inglés) de nuestros recursos en el primer mundo, sigamos dependiendo de préstamos externos y de inversiones extranjeras, e incluso de dádivas disfrazadas de cooperación sin ningún impacto estructural. Debemos aprender a aprovechar nuestro ahorro y destinarlo a la inversión en nuestra misma región. Para eso la CELAC debe impulsar una nueva arquitectura financiera regional.

Además debemos tener mecanismos de intercambio compensados para minimizar el uso de monedas extra-regionales que aumenta nuestra vulnerabilidad y transfiere riqueza al emisor de dicha moneda.

La CELAC puede impulsar que estos mecanismos de compensación de pagos se consoliden no solo en nuestra región sino también en la arquitectura financiera Sur-Sur, por ejemplo a través del Banco de los BRICS.

Esto evitará, entre otras cosas que el capital especulativo más antiético, pretenda saquear a nuestros pueblos como es el caso de Argentina y su lucha contra los fondos buitres.

Por otro lado, la CEPAL estima que la región requiere invertir el 6,2% del PIB regional – cerca de 320,000 millones de dólares anuales -hasta el 2020 en construcción de infraestructuras. En la actualidad estamos invirtiendo apenas el 2,7%. Proponemos impulsar, con absoluta voluntad política, los grandes proyectos de infraestructura que garanticen nuestra integración. CELAC debe disponer de una planificación regional que aterrice los megaproyectos viales, energéticos y de telecomunicaciones para potenciar nuestra complementariedad.

Nuestro rol como bloque.

Amigas, amigos:

CELAC está llamada a jugar un papel fundamental en el cambio de época que vivimos. En último término, la CELAC deberá remplazar a una institucionalidad en franca decadencia y cuyo tiempo histórico ya pasó.

¿Cómo puede sostenerse la irracionalidad de que la sede de la Organización de Estados Americanos esté en el país del criminal bloqueo a Cuba, bloqueo que incumple abiertamente la carta fundacional de la OEA, y que ha sido condenado nada menos que 22 veces por las Naciones Unidas, la última condena en octubre de 2014 con el respaldo de 188 de los 193 países miembros de la Naciones Unidas?

El bloqueo a Cuba constituye sin lugar a dudas el mayor atropello al Derecho Internacional, al Derecho Interamericano y a los Derechos Humanos en nuestro continente.

Nos congratulamos con la promesa del restablecimiento pleno de relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU. Esta victoria del pueblo cubano es una verdadera lección de dignidad, de resistencia y de soberanía que Cuba transmite al mundo. Sin embargo, ese horizonte esperanzador no debe hacernos olvidar que Cuba aún sigue siendo víctima de una serie de medidas inadmisibles y atentatorias en contra de su soberanía y del derecho internacional.

Asimismo, condenamos cualquier tipo de injerencia en contrade nuestros procesos democráticos. Rechazamos todo tipo deagresión o guerra económica en contra de la hermana República Bolivariana de Venezuela.

Estos hechos ratifican la necesidad de una instancia propia, renovada, creíble, que sea un auténtico garante de los intereses de los países de la región latinoamericana y caribeña.

¿Por qué tenemos que discutir nuestros problemas en Washington? Este es una de las clamorosas contradicciones, de los más graves rezagos del neocolonialismo en nuestra región y que muchos no se atreven a decir claramente.

Solamente 7 países, incluido Ecuador y Costa Rica, de los 35del continente hemos suscrito absolutamente todos los instrumentos interamericanos de derechos humanos, Estados Unidos no ha ratificado ninguno, y sin embargo tiene la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la cual está totalmente dominada por países hegemónicos, por el “oenegecismo” más infantil, que cree que el único poder que puede atentar a los Derechos Humanos es el Estado; y está también dominada por el capital detrás de los medios de comunicación mercantilistas, con un impresionante lobby en defensa de una supuesta “libertad de expresión”.

No es casualidad que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos cuente con ocho relatorías, pero a diferencia de las otras siete, la Relatoría para la Libertad de Expresión es la única que tiene informe y financiamiento propio, financiamiento básicamente de los Estados Unidos y de la Unión Europea. ¿Este financiamiento propio e informe independiente supone la supremacía del derecho a la libertad de expresión sobre otros derechos como, digamos, el de las personas con discapacidades? No se engañen. Sencillamente muestra la supremacía del capital detrás de las empresas dedicadas a la comunicación.

Además, la Comisión es financiada casi en su totalidad, por Estados Unidos que no ha ratificado el Pacto de San José —sustento del Sistema— y por “Estados Observadores”, que no son parte de América. Es decir, pagan para controlar a los demás.

Todo esto solo tiene un nombre: neocolonialismo, y debería ser intolerable en la América Latina del siglo XXI.

Cabría preguntarse también para qué sirve la OEA si ni siquiera se pronuncia sobre problemas tan cruciales como el de las Islas Malvinas, colonia británica al frente de las costas latinoamericanas y a más de 11.000 kilómetros de Londres.

En los últimos años, cuatro países (Venezuela, Nicaragua, Bolivia y Ecuador) hemos denunciado el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un texto que sólo sirvió para justificar las intervenciones militares norteamericanas en Guatemala (en 1954), en Cuba (en 1962), en Panamá (en 1964) o en República Dominicana (en 1965-1966); pero no sirvió para evitar –como supuestamente era su fin- agresiones extra-regionales como en el caso de Malvinas (en 1982) que destrozó por completo el tan celebrado TIAR.

La CELAC debe jugar un rol protagónico en acompañar el proceso de descolonización en la región latinoamericana y caribeña. En general la CELAC debe ser el actor de referencia en la resolución de conflictos o herencias de larga data que atañen a países de la región.

En ese sentido quiero aplaudir la propuesta nicaragüense yvenezolana de integrar a Puerto Rico a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, como muestra de que América es un territorio libre de colonialismos.

La CELAC también debe prestar su apoyo incondicional al histórico proceso de paz en Colombia. Presidente Juan Manuel Santos, reciba todo el apoyo de la Presidencia pro-témpore de la CELAC en su valiente búsqueda de una paz duradera para nuestra querida hermana Colombia.

Centros de arbitraje.

Los países de América Latina y el Caribe han soportado durante décadas los abusos de las transnacionales del norte. El caso de Chevron-Texaco en el Ecuador, empresa recientemente declarada como la más irresponsable del mundo, es testimonio de ello.  Los tratados bilaterales de inversión nos imponen entregar nuestra soberanía a tribunales de arbitraje en el norte. La cruda experiencia es que éstos se han constituido como instancias últimas de decisión, violentando a discreción los ámbitos de jurisdicción nacionales e imponiendo el cumplimiento inapelable de arreglos injustos.

La América Latina y el Caribe necesita la inversión extranjera, pero debemos enfrentarnos a la tarea de crear marcos de relación entre Estados y transnacionales más justos y equilibrados, que posibiliten el beneficio mutuo, el respeto de los derechos humanos y los derechos de la naturaleza. Otra de nuestras principales propuestas es la creación del centro de arbitraje para nuestra región, para evitar ese atentado a nuestra soberanía que son los Tratados Bilaterales de Inversiones (TBI).

Actuando por separado, el capital nos impone sus condiciones. Juntos, seremos nosotros los que impongamos las condiciones al capital.

El mundo del futuro será un mundo de bloques. La Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) es una gran oportunidad y esperanza, para tener nuestros propios espacios de procesamiento de conflictos regionales y para que los países latinoamericanos y caribeños podamos un diálogo entre iguales con América del Norte.

Debemos, como bloque, también buscar y mantener las relaciones con socios  Extra regionales, como cumplir con el Plan de Cooperación 2015 – 2019 entre CELAC y China; definir prioridades e intereses con la Unión Europea, sobre la base de objetivos y metas específicos; fortalecer los vínculos con los otros socios extra regionales y robustecer la cooperación Sur – Sur.

Finalmente, consideramos que, siempre que sea posible, debemos actuar con posiciones comunes y realizar intervenciones en las Naciones Unidas de manera conjunta. Este hecho robustecerá a CELAC en el contexto internacional como interlocutor regional y fortalecerá nuestra posición negociadora de manera estructural.

Amigas, amigos. El siglo 21 debe afianzar la supremacía del ser humano sobre el capital. El ser humano no es un medio más de producción, sino el fin mismo de la producción. Lo sucedido en Grecia donde el pueblo griego ha sido víctima del “austericidio” perpetrado por los gestores de la crisis, nos recuerda la forma dogmática con que fueron aplicadas las recetas neoliberales hace 30 años en Nuestra América. Saludamos la expresión democrática del pueblo griego que después de tanto sufrimiento ha decidido, como nosotros lo hicimos frente a la deuda ilegítima e inmoral, tomar el destino en sus propias manos.

Tomemos conciencia de que América Latina y el Caribe se hanconvertido en el estandarte internacional de esta recuperación de la dignidad humana a través de la aplicación de políticas públicas en beneficio de las grandes mayorías.

No tengamos miedo del rol que la historia nos ha asignado.Tengamos fe.

Hoy más que nunca resuena la voz profética del compañero Salvador Allende, que augcelacuraba que “Algún día América tendrá una voz de continente, una voz de pueblo unido. Una voz que será respetada y oída; porque será la voz de pueblos dueños de su propio destino”.

Aquí estamos, aquí somos.

Rafael Correa Delgado

PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR

San José, Costa Rica, 29 de enero de 2015

Editado por Pedro Manuel Otero
Comentarios
avatar
JAVIER DONAYRE ROJAS dijo:

CELAC, ES UNA ORGANIZACIÓN AUTENTICA Y ORIGINARIA DE LOS PUEBLOS Y SUS LIDERES LATINOAMERICANOS Y CARIBEÑOS.

Deja un comentario
  • Carlos Fernández de Cossío: La política exterior de la actual administración en Estados Unidos es de franca hostilidad
  • Comisión investigadora concluye que tragedia aérea en La Habana se debió a error humano
  • Ventana económica
  • Malmierca: Cuba estará siempre junto a quienes apuesten por la nación caribeña para desarrollar sus negocios
  • Entre Cubanos 17-05-19
  • Ejecutivo de Iberostar asegura que playas y destinos turísticos de Cuba pueden rivalizar con cualquier otro del mundo
Contador de Visitas

5945959

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 3262
  • Hoy: 2193
  • En Línea: 146
  • Total: 5945959