Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Mascotas en Cuba: Favores de perros

por Vladia Rubio

A Twitter no le hacen falta 140 caracteres. Basta con adentrarte en sus ojos oscuros cuando te miran fijo para leer volúmenes completos de lealtad y ternura. Twitter es mi perro y comunica más que cualquier red social.

En los últimos tiempos parece que se ha estudiado bastante sobre estas divinas mascotas, al punto que investigadores escandinavos han creado un dispositivo que permite traducir los ladridos en palabras.

Pero en lugar de señales eléctricas y una interfaz computarizada, prefiero suponer que la comunicación entre esos animales y los humanos va por canales misteriosos que no hace falta averiguar, porque funciona muy bien, sobre todo cuando se sustenta en el cariño.

Y ese es el caso de la mayoría de los cubanos que tienen perro, o cualquier otra mascota. En general, somos atentos y cuidadosos con ellas.

La doctora veterinaria Isabel Moliner comparte ese criterio y qué no habrá visto esta experimentada profesional en sus 34 años de ejercicio.

Desde su puesto en el consultorio veterinario de Plaza, en las calles Central y Tulipán, comenta que “los cubanos, por lo general, queremos mucho a nuestras mascotas. Aquí, donde se atienden unos quinientos animales al mes, el 70 por ciento canes, lo mismo vienen hombres que mujeres, jóvenes, niños que ancianos. No se puede hacer distinción, pero sí te puedo decir que los hombros son los más bobos, por decirlo de alguna manera, con sus perritos”.

Esta reportera ha visto llorar inconsolablemente a un hombrón de casi seis pies por su cachorrito enfermo –lágrimas y masculinidad no están reñidas-, y también ha sido testigo de cómo una señora delgada y entrada en años ha caminado cuadras con su perro pastor en brazos porque ningún carro quiso acercarla a la clínica veterinaria.

Isabel Fernández Camejo, ama de casa de 63 años, bien sabe de qué se habla aquí. Cuando Cubasí visitó el consultorio veterinario de Plaza, allí estaba ella con su Zuqui, un sato corpulento que se le había enfermado de los riñones y cada día lo llevaba disciplinadamente a inyectar, sin importarle soles o lluvias.

“A Zuqui me lo trajeron de la calle con dos meses de nacido. Mi nuera lo recogió en un agro, estaba ahí bota’íto,  ella se le quedó mirando y cuando fue a ver, el perro se le había montado en el carro. Le quitamos cinco pulgas y una garrapata, al otro día lo trajimos aquí a desparasitar, y a partir de ahí es la mascota de mi vida. Se llama Zuqui, pero yo lo mismo le digo Macho, Tito, le digo cualquier cosa y él me entiende clarito.”

¿Un favor se le hace a un perro?

Al pedirle opinión sobre esa socorrida frase del habla popular para explicar ayudas o favores minimizando su importancia, esta  capitalina pone cara de disgusto: “Yo no estoy de acuerdo con esa manera de decir porque los perros no son la última carta de la baraja ni mucho menos, nos dan muchas cosas buenas. En mi caso te puedo decir que es un miembro más de la familia, solo le falta estar en la libreta de abastecimiento.”

Las investigaciones más recientes avalan lo que asegura esta cubana desde el centro de su amor. La Asociación Americana del Corazón ha demostrado mediante estudios que los dueños de perros tienen menos riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. A ello se suma que al disfrutar con estas u otras mascotas se libera oxitocina, conocida por algunos como la hormona de la felicidad ya que se asocia al placer, disminuye los niveles de estrés y es un antídoto contra la depresión.

La experta en comportamiento animal aplicado, investigadora y profesora de la Universidad de Wisconsin, Patricia McConnell, asegura que las personas con animales de compañía son menos propensas a los estados de depresión y aislamiento, y más agradables, extrovertidas y menos neuróticas que aquellas que no los tienen.

Un estudio finlandés confirmó que los bebés que conviven con perros sufren un 30% menos de enfermedades respiratorias y un 50% menos de infecciones de oído por contar con un sistema inmunitario más fuerte. Por su parte, el Instituto Médico de Georgia cuando intentaba demostrar experimentalmente que los niños que convivían con mascotas desarrollaban más alergias chocó con el resultado contrario:  Los menores con perros o gatos sufrían un 50% menos de alergias y un 45% menos de asma que aquellos que no tenían animales en casa.

Por su parte, la doctora Moliner recuerda a Cubasí lo importantes que resultan las mascotas para el desarrollo de menores con discapacidades, también para discapacitados en general, y pone un énfasis significativo en lo que representan para muchos ancianos, sobre todo si viven solos.

Mercy, con 78 años, integra ese doloroso batallón de solitarios. Primero su hija y luego los dos nietos, decidieron radicar fuera de la Isla; hoy esta anciana que tanta alegría y vida entregó comparte su hogar vacío con dos gatos. “Me los traje para sentir la presencia de alguien en casa”, explica con amarga sencillez.

Asombraría contabilizar la cantidad de personas de la tercera edad que en la actualidad tienen por única compañía un animalito. Pero no existe al respecto una estadística confiable y tampoco el pasado Censo de Población y Vivienda registró las mascotas que vivían con las familias. La masa de perros controlados en Cuba por clínicas veterinarias se estima en más de 1.958.000 y unos 50.000 gatos, según datos del Instituto Nacional de Medicina Veterinaria.

Lo que parece innegable es que “la convivencia con animales de compañía se ha ido incrementando en Cuba a partir de la década del 80, lo cual ha adquirido una connotación social”. Así se afirma en el estudio divulgado el pasado año Percepción de los beneficios de la tenencia de animales de compañía en tres grupos poblacionales de la Habana, encabezado por la doctora Beatriz Hugues, presidenta de la Sociedad Cubana de Clínica y Cirugía Veterinaria del Consejo Científico Veterinario de Cuba.

La indagación constató las ventajas que poseer mascotas aportaba a la salud psicoemocional y también física de los encuestados. En el caso particular de las personas de más edad se comprobó que “la convivencia con animales de compañía ayuda a elevar su calidad de vida, ya que por sus requerimientos de amor y cuidados pasan a ocupar un papel central en sus vidas.”

Problemas sin bozal

En mayo último se publicó en la prensa nacional que “Cuba dispone de más de la mitad de los investigadores en salud animal del Caribe”, pero, paradójicamente, este potencial científico, así como el conformado por la cantidad de licenciados y técnicos medios en veterinaria con que contamos, no guarda correspondencia con la calidad de la atención veterinaria que reciben los llamados animales afectivos o de compañía.

La dificultad no está en el personal, que el próximo 24 de marzo festejará su Día de la Medicina Veterinaria, sino en la carencia de medicinas, medios diagnósticos y otros insumos, así como en la infraestructura en general que acompaña a dicha atención. Quizás el trabajo cooperativo pudiera insuflar oxígeno a esta necesaria vertiente de la medicina veterinaria, cuyo mantenimiento, inmerso en la actual economía cubana, se le hace difícil al Estado de manera centralizada.

La doctora Isabel Moliner alivia el dolor de los animales y el de sus dueños

Para ir capeando el temporal, algunos de estos profesionales incursionan en la llamada medicina verde; la doctora Isabel Moliner, por ejemplo, se ha especializado en la homeopatía y afirma utilizarla mucho con buenos resultados.

Mientras las aguas cogen su nivel en ese pedacito de realidad que son los consultorios y clínicas veterinarias para animales afectivos, el asunto es sobre todo prevenir que se enfermen, desparasitarlos, vacunarlos y, sobre todas las cosas, amarlos.

Porque como decía el columnista español y autor de una profusa obra literaria, Arturo Pérez Reverte, “no hay nada en el mundo como ellos. No hay compañía más silenciosa y grata. No hay lealtad tan conmovedora como la de sus ojos atentos, sus lengüetazos y su trufa próxima y húmeda. Nada tan asombroso como la extrema perspicacia de un perro inteligente. No existe mejor alivio para la melancolía y la soledad que su compañía fiel, la seguridad de que moriría por ti, sacrificándose por una caricia o una palabra.”

Así me lo asegura también mi Twitter cada amanecer y yo le creo, aunque para hablarme no emplee ni uno solo de los 140 caracteres.

 

Editado por Maria Calvo
Comentarios
avatar
elizabeth espinoza q dijo:

quiero que me envie informacion sobre los perritos me interesla labor que ejercen

Deja un comentario
  • Fernandez de Cossío: Ley Helms-Burton busca establecer el dominio total de Estados Unidos sobre la nación cubana
  • A 58 años de la proclamación del carácter socialista de la Revolución, la unidad sigue siendo el escudo protector de los cubanos
  • Dialogan Cuba y la Unión Europea sobre desarrollo sostenible
  • Salud pública en Cuba: un derecho conquistado por la Revolución Socialista
  • Director para EE.UU. de la Cancillería cubana reitera que Ley Helms-Burton obstaculiza nexos bilaterales
  • Bienal de la Habana: reconocida artista cubana abre su estudio personal al público
Contador de Visitas

5851613

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 2877
  • Hoy: 1319
  • En Línea: 154
  • Total: 5851613