Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Destaca Cuba logros de su sistema de educación

Discurso pronunciado por Cira Piñeiro Alonso, viceministra primera de Educación de la República de Cuba, el 20 de mayo de 2015 en el Foro Mundial sobre la Educación celebrado en la ciudad de Incheon, República de Corea.
 
Excelentísima Directora General de la UNESCO, Sra. Irina Bokova

Excelentísimo Director General Adjunto para la Educación, Sr Qian Tang,

Excelentísimo Sr Hao Ping, Presidente de la Conferencia General de la UNESCO

Miembros de la Presidencia de esta sesión plenaria

Autoridades del país anfitrión

Distinguidos delegados e invitados:
 
El mundo llega a este Foro Mundial de Educación, en el año en que conmemoramos el aniversario 70 de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Cuba reafirma su apoyo al papel rector de la organización en su calidad de agencia especializada para lograr una educación de calidad e inclusiva para todas y todos y un aprendizaje a lo largo de toda la vida.
 
En la segunda mitad del siglo XIX, un maestro cubano, el apóstol de la independencia de Cuba, José Martí, sentenció: “…Al venir a la Tierra todo hombre tiene derecho a que se le eduque…”  

Un siglo después, esta máxima se convirtió en esperanza de los pueblos con la proclamación, en 1990, en la Cumbre Mundial sobre Educación para Todos, celebrada en Jomtién,  del derecho fundamental de todos los niños, niñas, jóvenes y adultos de acceder a la educación para satisfacer sus necesidades básicas de aprendizaje.
 
A pesar de que se han registrado avances en los quince años transcurridos desde que en el 2000 se fijara una nueva agenda educativa mundial, no podemos sentirnos satisfechos ni podemos dejar de estar  profundamente preocupados por el estado de la educación a nivel global.
 
Desde Dakar,  solo un tercio de los países del mundo logró cumplir las cuatro metas de la EPT consideradas "medibles".  Cuba se encuentra en ese grupo de países y es el único país de  América Latina y el Caribe que logró cumplir las seis metas.

Cuando se promovieron estos objetivos,  la escuela cubana había alcanzado niveles cuantitativos y cualitativos tales que hacían evidente su cumplimiento.

Sin embargo, se promovió un debate a lo interno que permitió enfrentar el perfeccionamiento y la dirección social de la educación desde una perspectiva nueva, centrada en la necesidad de una atención diferenciada de cada estudiante y localidad a partir de un diagnóstico preciso y  completo de la realidad educativa y socio política local.
 
Cuba erradicó el analfabetismo desde el año 1961, después de una campaña masiva y  participativa de toda la población y extendió los servicios educacionales a todo el país.

Casi 50 años después de la campaña de alfabetización cubana, otros países como Venezuela, Bolivia y Nicaragua han alcanzado esos objetivos con fórmulas ajustadas a sus condiciones, como el método cubano de alfabetización “Yo, sí puedo” y  de postalfabetización “Yo, sí puedo seguir”, métodos que han permitido que hasta el momento en 30 países más de 9 millones de personas hayan aprendido a leer y escribir y hayan avanzado hacia nuevos niveles de enseñanza.
 
Estamos convencidos que se puede erradicar el analfabetismo y avanzar hacia una educación de calidad para todos, con decisión y participación popular. La política social de la Educación en Cuba, se fundamenta en el papel de la educación como vía para la liberación y desarrollo pleno de los individuos, que se expresa en la máxima de José Martí: “Ser culto, es el único modo de ser libre”.

Haber involucrado al pueblo en el proceso educacional, mediante sus organizaciones, constituye la clave del éxito de las más complejas tareas educacionales de mi país y de la existencia de un compromiso y un consenso  nacional.
 
Los éxitos alcanzados por Cuba en el desarrollo de los objetivos globales del milenio y la agenda para el 2015, en la extensión universal de la educación primaria y básica y la garantía de la continuidad de los estudios para todos los ciudadanos hasta el nivel universitario, así lo demuestran.  
 
A pesar de ser un país pequeño, con pocos recursos y seriamente afectado por un férreo bloqueo que dura ya más de 50 años, según ha reconocido un reciente informe del Banco Mundial, y cito, “el Estado Cubano destina el 13 por ciento de su PIB a la educación, siendo el país en el primer puesto a nivel mundial en cuanto a la inversión en el sistema educativo. Ningún otro país del mundo, incluidos los desarrollados, iguala a la isla del Caribe, que ha hecho de su política social un modelo para las naciones en vías de desarrollo.” (Fin de la cita).
 
Esto sólo ha sido posible debido a la voluntad política de nuestro gobierno.
 
El sistema educativo cubano demuestra la importancia de la enseñanza pública, gratuita y universal, en la garantía de la educación como un derecho humano, libre del mercantilismo y de la manipulación de intereses ajenos a la cultura nacional.
 
Por otra parte, es vital la importancia del maestro en el perfeccionamiento de la educación y como un agente principal del cambio, tanto educativo como social.

Por eso la lucha por una educación equitativa y de calidad, con todos y para el bien de todos, pasa en Cuba por la elevación de la calidad del trabajo del maestro, por el  mejoramiento de las condiciones escolares para un mejor trabajo educativo, por la preparación de los directivos en los procedimientos más efectivos para la dirección colectiva y la implicación de los diferentes agentes educativos en el proceso de la educación.
 
La situación actual nos compulsa a seguir trabajando para lograr una educación de calidad para todos. Estamos obligados a alcanzar progresos considerables en la educación como base del desarrollo económico y social.

Nada de lo que nos propongamos, desde la disminución de la inequidad hasta la reducción de la brecha tecnológica y digital, sería posible sin ello. La eliminación del analfabetismo, como meta primaria, es totalmente alcanzable.

Con políticas adecuadas y cooperación global, para proveer un mínimo de recursos a los más necesitados, podríamos dar un salto en pocos años.
 
La cooperación de Cuba  con otros pueblos, en materia de educación, ha permitido que cientos de miles de jóvenes de 70 naciones hayan realizado sus estudios en Cuba, y jóvenes de 15  países se formen como maestros y profesores.
 
Señores delegados:
 
Cuba ha venido participando y apoyando en el ámbito del Grupo Latinoamericano, el proceso de negociación de la Declaración Final y un nuevo Marco de Acción hasta el 2030 y ofrece toda su disposición y sus modestas experiencias a todos los que –de forma honesta y comprometida- trabajen en pos del bienestar de sus pueblos, a través de una educación de alta calidad para todos.
 
Muchas gracias
 
(Tomado del Sitio Oficial del Ministerio cubano de Relaciones Exteriores)

 

Editado por Martha Ríos
Comentarios
Deja un comentario
  • Carlos Fernández de Cossío: La política exterior de la actual administración en Estados Unidos es de franca hostilidad
  • Comisión investigadora concluye que tragedia aérea en La Habana se debió a error humano
  • Ventana económica
  • Malmierca: Cuba estará siempre junto a quienes apuesten por la nación caribeña para desarrollar sus negocios
  • Entre Cubanos 17-05-19
  • Ejecutivo de Iberostar asegura que playas y destinos turísticos de Cuba pueden rivalizar con cualquier otro del mundo
Contador de Visitas

5935877

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 2560
  • Hoy: 1054
  • En Línea: 110
  • Total: 5935877