Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Resumen anual conflicto España-Cataluña 2017

Imagen/ elEconomista.es

Imagen/ elEconomista.es

Por: Guillermo Alvarado

A lo largo de 2017 las aspiraciones de crear  una república soberana por un importante sector de la población y la clase política de Cataluña, así como el empecinamiento del gobierno central por impedir esta separación, alcanzaron momentos de extrema tensión entre Madrid y Barcelona que no estuvieron exentos de violencia.

Se trata de un conflicto de vieja data y en realidad una especie de república catalana existió entre 1932 y 1939, cuando se creó la Generalitat. Recordemos que durante la Guerra Civil española, esta región fue uno de los más importantes focos de resistencia republicana. Tras la victoria del franquismo la Generalitat fue disuelta y sólo hasta 1979, tras la muerte del dictador, se restableció con la firma de un acuerdo sobre un estatuto de autonomía.

En 2006 los parlamentos de Cataluña y España negociaron un nuevo pacto que otorgaba una mayor autonomía a la región, pero cuatro años más tarde el Tribunal Constitucional lo cercenó al eliminar de golpe 14 de los 223 artículos.

Según los magistrados, en nombre de la unidad indisoluble de España, debía quedar erradicado el concepto de “nación catalana”, así como el uso del idioma local como lengua oficial en el gobierno y la administración pública. La medida fue vista como una humillación y se multiplicó la idea de apelar al derecho de decidir y convocar a un referendo independentista.

En 2014 se realizó un referendo simbólico y de los dos millones de participantes, el 80,7 por ciento se pronunció por la independencia.

Un año después una coalición soberanista, encabezada por Artur Mas, ganó la mayoría en el Parlamento y trazó una hoja de ruta para alcanzar la separación del reino español en un plazo de 18 meses.

Fue así que el 6 de septiembre de 2017, ya bajo el gobierno de Carles Puigdemont, se aprobó la Ley del Referendo, suspendida un día después por el Tribunal Constitucional.

A pesar de todo el ejecutivo catalán aseguró que realizaría la votación el 1 de octubre y si la población se inclinaba por el “si”, proclamaría de inmediato la República.

En el ínterin se realizaron multitudinarias manifestaciones tanto a favor como en contra de la independencia. El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, del Partido Popular, mandó a la policía a Barcelona, donde los manifestantes por el sí fueron duramente reprimidos, lo que provocó críticas y llamados a evitar un conflicto mayor por medio del diálogo y la negociación, pero ambas partes mantuvieron su rumbo ya trazado.

El referendo se realizó el 1 de octubre bajo condiciones excepcionales y sus resultados fueron favorables a la separación. Rajoy amenazó con prisión y multas elevadas a los miembros del gobierno catalán y la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que disolvería el estatuto de autonomía, el Parlamento y al ejecutivo de Cataluña.

Luego de una espera en una sesión del Parlamento, Puigdemont anunció la creación de la República de Cataluña, y siete segundos después declaró que la medida quedaba en suspenso. Rajoy no vaciló en aplicar todas las represalias que había anunciado, encarceló a una parte del gobierno catalán y otros, como el mismo Puigdemont, salieron al exilio a Bélgica.
En un gesto inédito, Mariano Rajoy convocó a nuevas elecciones parlamentarias para el 21 de diciembre, las que tuvieron lugar en condiciones muy extrañas.

En primer lugar, no es al presidente del gobierno español a quien corresponde llamar a las urnas en una región autónoma, sino a su propio parlamento. En segundo término varios de los candidatos independentistas estaban presos o en el exilio, por lo que no pudieron hacer campaña.

Además, los mismos partidos políticos que fueron protagonistas de la crisis, entre ellos Juntos por Cataluña, Candidatura de Unidad Popular, CUP y Exquerra Republicana de Cataluña, ERC, por el lado independentista; y el Partido Popular, PP, Partido Socialista de Cataluña, PSC, y Ciudadanos, los tres del sector unionista, serían también las principales figuras en la votación.

De manera paradójica, la votación arrojó varias sorpresas, pero no resolvió el problema, como lo esperaba Madrid.

Lo primero es que Ciudadanos, un partido de derecha de reciente creación y opuesto a la soberanía catalana, se alzó con el mayor número de votos, un millón cien mil, y 37 diputados, algo inédito, pero que no le alcanza para formar gobierno.

En el otro extremo, el PP vivió una jornada negra con apenas tres diputados y menos del cinco por ciento de sufragios, por lo que no podrá ni siquiera formar un grupo parlamentario.

La jornada tampoco fue propicia para el Partido Socialista, que se quedó con 17 escaños. Ni siquiera sumando los resultados de los tres partidos afines a Madrid llegan a la mayoría parlamentaria, fijada en 68 legisladores.

Por el lado independentista, Juntos por Cataluña, de Puigdemont, quedó en segundo lugar, con 34 asientos, seguido por ERC, que logró 32, y la CUP, quedó con cuatro. La suma da 70, dos más de la mayoría, pero ahora tienen que negociar entre ellos, lo que se habría evitado de ir con candidatos únicos. El Partido de los Comunes, con 8 diputados, tendrá que decidir a qué bloque sumarse.

Si, como opinan algunos expertos, se consolida un gobierno de mayoría independentista, todo quedará igual que antes de la crisis, lo que implica una derrota para Rajoy, pero tampoco significa que las cosas volverán a repetirse exactamente de la misma manera.

Por un lado la población catalana que aspira a la República confirmó sus deseos en las urnas, pero por el otro sus dirigentes habrán aprendido que sin el apoyo internacional, en particular el de la Unión Europea, será muy difícil romper la resistencia de Madrid.

Eso sí, nuevos eventos se avecinan en el futuro porque, en la partida que se desarrolló a lo largo de 2017, todo quedó tablas.

Editado por Maite González Martínez
Comentarios
Deja un comentario
  • Cuba reitera protección de los DDHH para todos
  • Embajador boliviano: los derechos humanos han servido para legitimar la supremacía política de los gobiernos occidentales
  • Joven colaborador: aprendimos a comprender las dificultades sanitarias existentes en otros países y los beneficios de vivir en Cuba
  • El Mundo se arma de nuevo
  • Se impone Partido Socialista Unido de Venezuela en comicios municipales
  • Valoran avances de Tarea Vida en Cuba
Contador de Visitas

5423016

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 3430
  • Hoy: 2040
  • En Línea: 124
  • Total: 5423016