Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

2017: Otro año más de bloqueo estadounidense a Cuba

Por María Josefina Arce

En el 2017 el mundo volvió a decir NO al bloqueo económico, comercial y financiero que desde hace más de medio siglo mantiene Estados Unidos contra Cuba y, que tras la llegada a la presidencia en enero pasado de Donald Trump se ha recrudecido, al apostar el nuevo mandatario por el retorno a una política agresiva.

Este año como en el anterior 191 países votaron en la Asamblea General de la ONU a favor del proyecto de resolución cubano sobre la necesidad de poner fin a una medida calificada por el mundo como inhumana y genocida, pues cercena derechos fundamentales como la salud, la educación y la alimentación.

Solo Israel, como ya es habitual, brindó su apoyo a Estados Unidos que se vio completamente aislado en el seno de la ONU, donde la comunidad internacional no creyó en presiones, ni chantajes e hizo valer el derecho del pueblo cubano a un desarrollo próspero y sostenible, sin injerencias.

En su intervención ante la Asamblea General Nicaragua afirmó que América Latina y el Caribe pide a Estados Unidos que acepte la eliminación del bloqueo, la devolución de la ilegal base naval de Guantánamo y la voluntad de los pueblos de la región de vivir en paz, sin injerencia.

El representante de Bolivia por su parte, enfatizó que su país considera que el bloqueo afecta el comercio mundial con Cuba, y otros sectores del país como la educación, la salud, la cultura, la inversión extranjera, el turismo, el transporte, y la industria azucarera Histórica fue la jornada del pasado primero de noviembre, en la que valientemente los países de América Latina y el Caribe se enfrentaron al poderoso vecino del Norte y el canciller cubano, Bruno Rodríguez, dejó al descubierto las descaradas mentiras de la delegación norteamericana.

“Le recuerdo que los Estados Unidos, donde se cometen flagrantes violaciones de los derechos humanos que suscitan profunda preocupación de la comunidad internacional, subrayó Bruno Ridríguez, no tienen ni la más mínima autoridad moral para criticar a Cuba, un país pequeño, solidario, de amplia y reconocida trayectoria internacional; un pueblo noble, trabajador y amistoso.

Repetidas ovaciones recibió la intervención del jefe de la diplomacia cubana, en contraste con el rechazo que provocaron las palabras de la representante estadounidense, fuertemente criticadas y calificadas como una ofensa para las naciones miembros del organismo internacional.

No sorprendió por supuesto, la postura de Estados Unidos, pues las acciones y declaraciones de la nueva administración hacían prever que Washington no mantendría su abstención del pasado año.

De hecho el 16 de junio último, tras pronunciar en Miami, Florida, un discurso cargado de una retórica hostil Trump firmó una directiva denominada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”.

El principal objetivo del documento es revertir los avances alcanzados por su antecesor, después de que el 17 de diciembre de 2014 los presidentes Raúl Castro y Barack Obama dieran a conocer la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas e iniciar un proceso hacia la normalización de los nexos bilaterales.

Es así que las nuevas medidas contra el pueblo cubano, contenidas en el memorando, entraron en vigor el pasado ocho de noviembre, a solo una semana de que la ONU aprobara por vigésimo sexta ocasión una resolución contra el cerco económico, comercial y financiero que desde abril de 2016 hasta abril de 2017, ha provocado pérdidas a la economía cubana en el orden de 4 305 millones de dólares.

En consonancia con las nuevas restricciones, el Departamento de Estado publicó un listado de 179 empresas de Cuba con las que las compañías estadounidenses no pueden tener transacciones económicas bajo la acusación de estar dirigidas supuestamente por el Ejército.

El listado incluye especialmente a compañías turísticas como hoteles y tiendas, que representan un sector estratégico de la economía del archipiélago cubano, pero también alcanza a marcas de refresco y ron.

Las medidas también dañan a los ciudadanos estadounidenses, cuyo derecho a viajar al único país en el mundo que no pueden visitar libremente, se verá más restringido aún. El presidente instruyó el fin de los contactos pueblo a pueblo individuales, que permitían a los norteamericanos viajar a Cuba por su cuenta, sin necesitar el auspicio de una organización.

Asimismo se derogó la anterior directiva presidencial de Barack Obama del 14 de octubre de 2016, la cual, aunque contenía elementos injerencistas, reconocía el carácter obsoleto del bloqueo y la impedimenta que representa para los intereses norteamericanos, Trump ignora de ese modo, los intereses de importantes sectores empresariales norteamericanos del turismo, agrícolas y de la industria láctea, pero además desconoce la opinión de congresistas y de la mayoría de la sociedad de su país.

Varias encuestas revelan que el 76% de los estadounidenses consultados apoya el proceso de normalización diplomática con Cuba iniciado por Obama, y que de hecho es respaldado por 65% de los republicanos y 83% de los demócratas.

Pero mal aconsejado y quizás como una concesión a ese grupo de la ultraderecha de origen cubano de Florida, que le apoyó para ganar la presidencia, ha apostado Trump por volver a los tiempos de la guerra fría y recrudecer el bloqueo, aunque él mismo lo haya violado en la década del noventa del siglo pasado al realizar negocios con Cuba.

Lo cierto es que con su actitud se distancia del sentir de la mayoría de los norteamericanos y de la comunidad internacional, que en su propio territorio infligió la primera derrota a esa política hostil y obsoleta por la que ha apostado.

Estados Unidos marcha en sentido contrario al mundo, que ha continuado expresando su condena al bloqueo que califica como un acto de genocidio a tenor de la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio de 1948.

A principios de este mes en Antigua y Barbuda en la Sexta Cumbre CARICOM-CUBA demandó el Caribe nuevamente el fin de esa unilateral medida, mientras en Bruselas el Consejo de Ministros de los países del Grupo África, Caribe y Pacífico aprobó una nueva resolución de apoyo a la lucha de Cuba contra el bloqueo.

Y es que como afirmara el canciller cubano Estados Unidos ha tenido que reconocer su absoluto aislamiento en la ONU y en este mundo. ¡Están solos en el tema del bloqueo a Cuba!, destacó el canciller cubano.

Editado por Maite González Martínez
Comentarios
Deja un comentario
  • Anteproyecto de Constitución: derechos y garantías constitucionales
  • Trabajadores del Ministerio de Educación Superior debaten anteproyecto de Constitución
  • Anteproyecto de Constitución: reacomodo en el sistema económico del país
  • El bloqueo norteamericano y el derecho de los cubanos a la alimentación
  • Sesionará en Cuba congreso de producción animal tropical
  • Religioso cubano: el bloqueo de Estados Unidos afecta la labor humanitaria que realizan las iglesias en Cuba
Contador de Visitas

5261228

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 3752
  • Hoy: 1700
  • En Línea: 145
  • Total: 5261228