Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Pacto con MLB marca año deportivo en Cuba

Por: Raúl Rodríguez

En un 2018 signado por el doloroso segundo lugar en los Juegos Centrocaribes de Barranquilla, el deporte cubano cerró un histórico acuerdo con las Grandes Ligas de Béisbol, que pudiera contribuir a paliar algunos de los desafíos que enfrenta hoy el deporte en la Isla.

Luego de tres años de negociaciones, el 19 de diciembre la Federación Cubana de Béisbol y la Major League Baseball (MLB) firmaron un histórico pacto, mediante el cual los peloteros cubanos podrán jugar en el mejor béisbol del mundo, sin tener que abandonar su país.

Directivos, glorias deportivas,  peloteros tanto de aquí como de las Grandes Ligas y varios sectores estadounidenses expresaron su apoyo al acuerdo, logrado bajo una licencia del gobierno de Estados Unidos.

Por su parte, el demócrata de la Cámara de Representantes Eliot Engel calificó el convenio como una victoria para los jugadores y los fanáticos de los  deportes en ambos países, mientras que  James Williams, presidente de la coalición Engage Cuba, contraria al bloqueo de Washington a Cuba, destacó que ahora peloteros cubanos podrán firmar sin ser obligarlos a desertar, lo que finalmente pondrá fin a la horrible trata de personas.

El acuerdo robó titulares en mundo, en un año de luces y sombras para el deporte cubano. Cuba firmó actuaciones sobresalientes en lucha, atletismo, canotaje y boxeo, pero decepcionó en voleibol y ajedrez, y en la competencia fundamental del año, los Juegos Centroamericanos y del Caribe, no pudo mantener su reinado de casi cinco décadas.

En Barranquilla-2018, la Isla rebasó el centenar de títulos, con un cierre impresionante, pero cedió ante México su primer lugar histórico, hecho que no ocurría desde San Juan-66.

Un total de 102 medallas de oro sumaron los deportistas cubanos en la cita colombiana, aunque fueron desplazados ante el empuje de una crecida delegación de México, que superó sus propios vaticinios con 132 coronas.

Entre las notas más descollantes de Cuba en los Juegos estuvo el rotundo triunfo de la esgrima, que luego de 12 años recuperó ampliamente la cima por  países, con 11 medallas, de ellas siete de oro.

En los deportes colectivos brilló el hockey sobre césped, único ganador en uno y otro sexos, la lucha, con 13 oros de 18, y el balonmano masculino, bautizado como el “Dream Team”, avalado en sus aplastantes triunfos.

El éxito de los balonmanistas demostró lo acertado de la nueva política de integrar a las selecciones cubanas a jugadores que residen y se desempañan en ligas extranjeras.

“Nunca pensé que vestiría nuevamente el uniforme del equipo Cuba. No lo pensé dos veces cuando me contactaron. Nada se compara con la alegría de ganar un torneo con las letras de tu país en el pecho”, dijo a Bohemia Guillermo Corzo, quien desde hace algunos años juega en la liga española.

En el plano individual, destacaron por Cuba en la cita regional el tirador Jorge Grau, con 7 medallas (5-1-1), la clavadista Anisley García, sorpresiva ganadora del título en plataforma 10 metros, así como las ciclistas Arlenis Sierra y Marlies Mejías, y los gimnastas Manrique Larduet y Marcia Videaux, todos ganadores de tres oros.

Mención especial también merece la nadadora Elisbeth Gámez, con el subtítulo en los 200 metros libres, rebajando más de dos segundos su primado nacional.

Los deportistas cubanos también firmaron en los últimos 12 meses actuaciones relevantes en lucha, judo, canotaje, atletismo y pelota vasca, con medallas en los respectivos campeonatos mundiales.

El botín mundialista llegó a 15 preseas (2-4-9), con realce para la lucha, dueña de cinco, incluida el oro de Yowlys Bonne, a sus 35 años rey de los 61 kg.

Otro hecho inédito en la lucha fue el bronce mundial en Budapest de Lianna de la Caridad Montero (55 kg), primera luchadora cubana en subir al podio en la historia de los mundiales de mayores.

En el canotaje, la dupla de Serguei Torres y Fernando Dayán Jorge consiguió dos platas en el Mundial, una en el C-2 a mil metros y la otra alcanzada individualmente por el joven Dayán en el C-1 a 5000 metros.

El atletismo tuvo como figuras cimeras al saltador de longitud  Juan Miguel Echevarría, campeón en el Mundial bajo techo de Birmingham y líder de la campaña al aire libre con notables marcas, y la discóbola Yaimé Pérez, ganadora en la Liga de Diamante, la Copa Continental y los Centrocaribes.

Tales actuaciones hicieron a Yaimé merecedora de la distinción de mejor deportista del año en Cuba, en porfía con la judoca Idalis Ortiz, subcampeona mundial y líder del ranking en su división (+78 kg).

La franquicia cubana de boxeo, Domadores de Cuba, recuperó en 2018 el cetro en la Serie Mundial, donde alcanzó su tercera corona guiada por los puños de sus estelares Andy Cruz (64 kg), Roniel Iglesias (69) y Julio César La Cruz (81), todos dueños de cinco victorias.

Andy Cruz se mantuvo imbatible en el año y resultó elegido el mejor deportista del 2018 en la Isla.

En el fútbol, uno de los deportes con mayor arraigo de la juventud en la Isla, Cuba sigue sin levantar cabeza, aunque la Federación Cubana mostró interés en convocar a la selección nacional a jugadores que se desempañan en clubes extranjeros, algo que la afición pide a gritos.

La histórica visita de directivos del club español Atlético de Madrid aportó igualmente aliento, aunque en el pasado otras similares no han rendido los frutos esperados.

El béisbol tuvo en Alfredo Despaigne y Lázaro Blanco a sus estandartes, ambos una vez más con actuaciones descollantes en Japón y Canadá,  respectivamente.

Despaigne despachó 29  jonrones en la fuerte Liga Japonesa y fue vital en el nuevo triunfo de los Halcones de SoftBank, donde también destacaron sus compatriotas Yurisbel Gracial y Liván Moinelo.

El capítulo de las decepciones lo encabezaron el voleibol y el ajedrez, al firmar sus actuaciones más pobres en años.

La selección masculina cubana de ajedrez quedó en la Olimpiada Mundial en el inusual puesto 61, al verse obligada a asistir a la lid con segundas figuras, tras el abandono del país de sus primeras figuras, lideradas por el Gran Maestro Leinier Domínguez.

Domínguez estuvo dos años fuera de Cuba sin competir alegando problemas personales, pero en diciembre se nacionalizó estadounidense, hecho que fue protestado de manera enérgica por la Federación Cubana ante la FIDE.

El voleibol de sala tocó fondo en Barranquilla-2018, con sus peores actuaciones de la historia regional, y en los campeonatos mundiales quedaron eliminados en priumera ronda.

Además del acuerdo con Grandes Ligas, otras noticias alentadoras de cara a Lima-2019 y Tokio-2020 son la recuperación de instalaciones y el  empuje de los juveniles cubanos en deportes como lucha y atletismo.

Una nueva pista montada en el Estadio Panamericano de La Habana le dará mayores opciones de preparación al atletismo, deporte que brilló en el Mundial para cadetes de Nairobi, Kenya, con saldo de 8 medallas (5-2-1) y el tercer puesto entre más de 130 países.

Entre los campeones la nueva revelación del triple salto, Jordan Díaz, también monarca en la cita olímpica de la Juventud de Buenos Aires y seleccionado por la IAAF el mejor atleta juvenil del mundo en 2018.

Editado por Maite González Martínez
Comentarios
Deja un comentario
  • XXI Congreso de la CTC: trabajadores debatirán sobre las fortalezas y debilidades del movimiento sindical cubano
  • ¿Miente, miente, que algo queda?
  • Economista asegura que bloqueo de Estados Unidos comenzó incluso antes de la orden ejecutiva emitida por John F. Kennedy en 1962
  • El agua en Cuba: un patrimonio común
  • Ventana económica: un espacio para seguir de cerca las transformaciones de la economía cubana
  • Avanza Cuba en la protección y el uso racional de los recursos hidráulicos
Contador de Visitas

5763472

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 3311
  • Hoy: 796
  • En Línea: 136
  • Total: 5763472