Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Hotel Trotcha

foto: María Calvo

foto: María Calvo

Las ruinas que hoy vemos en la calle Calzada entre 2 y Paseo en el Vedado, pertenecen a El “Trotcha”, primer hotel que se construyó en esta barriada residencial, y tal vez la primera instalación de veraneo creada a poca distancia de La Habana.

En 1880, Don Buenaventura Trotcha, catalán llegado a Cuba en 1850, se dedicó a la compra de terrenos en la zona vedada más allá de las canteras de San Lázaro.

El Vedado, era zona prohibida a los pobres, solo los grandes comerciantes y adinerados emigraban hacia el entonces sereno y calmo barrio, todavía sin muro del Malecón y abundante en terrenos casi vírgenes

Buenaventura adquiere una porción de los terrenos del Conde de Pozos Dulces con el propósito de construirse una lujosa vivienda próxima al mar.

En 1886 quedó inaugurada, pero el comerciante no se conformó y quiso sacar provecho a su propia casa y compartir con otros su pasión: la buena mesa.

Comidas españolas, criollas y francesas, acompañadas de los mejores vinos, eran su regocijo. Por eso ordenó acondicionar algunos salones y jardines como adorables sitios de estar, y en ese paraíso encontró aposento la “Sociedad del Vedado”, fundada por él.

Por toda la ciudad corría la noticia: las mejores comidas de La Habana se podían degustar en su Salón de Recreación y asi nace el “Trotcha”.

Un Salón de atractivas condiciones por sus relieves y buen drenaje, pues este incansable catalán hizo posible la llegada al Vedado del Canal de Albear.

Fue construido a dos niveles, una planta baja con billar, restaurante, sala de lectura y varios espacios complementarios y una planta superior o entrepiso considerada principal, con columnas de hierro y vigas metálicas forradas de madera a la que se accedía por una deslumbrante escalera de mármol blanco con barandas de hierro.

Convertido en Hotel en 1890, Don Ventura decide modificar el “Trotcha” y fabricó sobre el entrepiso dos plantas con 20 habitaciones y corredores a su alrededor, una suite, servicios sanitarios comunes, cocina, restaurante-bar y rodeó la instalación de preciosos jardines.

Con el paso de los años han ido surgiendo leyendas que algo deben tener de verdadero. Se dice que allí se hospedó el poeta nicaragüense Rubén Darío, aunque otros afirman que sólo visitó el hotel, el famoso torero De Mazzantini, se cuenta que vivió en el Trotcha un idilio amoroso con la no menos famosa actriz Sarah Bernhardt

Pero más allá de las leyendas, lo cierto es que el Trotcha albergó a personalidades importantes y dio brillo al Vedado. Luego llegó el implacable tiempo, y el hotel, que había devenido edificio de vivienda, se fue destruyendo poco a poco.


(Recopilación varias agencias)

Editado por Maria Calvo
Comentarios
Deja un comentario
  • En Compañia del Doctor 16-06-19
  • El Mundo de la Filatelia 16-06-19
  • Agenda 21 15-06-19
  • Entre Cubanos 14-06-19
  • Fernández de Cossío: Es evidente que la hostilidad de Estados Unidos hacia Cuba se ha incrementado en tiempos recientes
  • Diplomática cubana afirma que en la Casa Blanca coinciden las personas más siniestras en la conducción de la política exterior
Contador de Visitas

6035653

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 3039
  • Hoy: 1582
  • En Línea: 125
  • Total: 6035653