Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

¿Cuántos años tiene? ¿Y cuántos le gustaría aparentar?

Imagen tomada de Internet

Imagen tomada de Internet

Por: Guadalupe Yaujar/RHC

Estimado lector, con el tema que traigo hoy ante usted me viene inevitablemente a la memoria cuando siendo adolescente acompañaba a mi madre de compras y los dependientes creían que era mi hermana mayor.

Por experiencias como aquella, de pequeña pensaba que algunas personas llevaban los años mejor que otras, una especie de “elegidos” a los que el paso del tiempo respetaba y no les afectaba como a los demás.

Y que esa ruleta de la longevidad era totalmente aleatoria y carecía de base científica. Pero hace unos días cayó en mis manos un informe que demuestra que no es así.

En él se analiza la historia de Yuzurihara, un pequeño pueblo próximo a Tokio, que en el año 2000, a raíz de un reportaje periodístico, se hizo célebre por una particularidad: entre sus habitantes había un porcentaje llamativamente alto de personas que sobrepasaban los 90 años, hasta 10 veces mayor que la media en otras pequeñas ciudades de Japón.

Pero además, estos nonagenarios mantenían una apariencia joven: tenían la piel tersa y sin arrugas, cabello fuerte y abundante, se movían con agilidad y realizaban las duras tareas del campo hasta una edad muy avanzada.

¿Verdad que parece increíble?

Seguro que alguna vez ha soñado con cumplir años sin hacerse mayor, con que la edad sólo se refleje en su DNI, sin privarle ni limitarle para una vida plena.

Para ser sincero, también a mí me seduce la idea. Y lo que parece claro es que los habitantes de Yuzurihara habían dado
con la tecla de la longevidad activa.

Deje que le cuente su secreto.

Yuzurihara: “El pueblo de la larga vida” Esta inscripción está grabada en una roca a la entrada del pueblo, lo que indica que su población es consciente del maravilloso don del que disfrutan.

Ahora bien, una pregunta intrigaba a los investigadores, y seguramente también a usted: ¿cómo conseguían los habitantes de
Yuzurihara llegar a viejos sin arrugas ni achaques?

En busca de una respuesta, indagaron en sus hábitos alimenticios y descubrieron que la dieta tradicional era eminentemente vegetariana, basada en tubérculos, frutas y cereales, y con ausencia de carne, alimentos procesados y azúcares refinados.

A priori, no había nada especialmente diferencial en ella, a no ser por tres pequeños detalles:

•Era rica en almidones de elevado contenido nutricional.

•Algunos de sus alimentos habituales, como la soja y las patatas dulces, eran fuente de fitoestrógenos.

•Era pobre en hierro, lo que explica la baja estatura de los habitantes de Yuzurihara, inferior a la media del país.

A pesar de que estos indicadores no son especialmente relevantes individualmente, todos ellos contribuyen a incrementar la producción de ácido hialurónico (HA) por parte del organismo.

Y es en esta sustancia donde está la clave.

El ácido de la eterna juventud El HA resultó ser la piedra angular que sostenía la mayor expectativa de vida de la población de Yuzurihara.

Veamos cómo funciona.

Como sabe, el agua es el nutriente más importante de nuestro cuerpo. Y a pesar de que estamos constituidos mayoritariamente por agua, concretamente un 90% en el momento de nacer, ese porcentaje se va reduciendo progresivamente con el paso de los años.

Ello se debe a que su aporte a través de la dieta (agua, bebidas y alimentos ricos en agua) no es suficiente. Necesitamos además ciertas sustancias que nos ayuden a mantener el agua en las células y los tejidos corporales. Y es en este papel donde destaca sobre el resto el ácido hialurónico.

El aporte correcto de este ácido ayuda a la piel a retener la humedad y previene su deshidratación, así como la de los ojos y las articulaciones.

Eso explica que los ancianos de Yuzurihara mantuviesen una apariencia joven y libre de arrugas y tuviesen ojos sanos y brillantes, a pesar de realizar su trabajo al aire libre y expuestos al sol.

A raíz del descubrimiento una empresa farmacéutica japonesa comenzó a desarrollar los primeros comprimidos a base de HA para retrasar el envejecimiento.

Pero lo realmente importante estaba aún por llegar.

Siempre joven… ¡y no sólo por fuera!  Y es que la investigación abierta en torno a Yuzurihara aún deparaba una enorme revelación: los ancianos del lugar en raras ocasiones visitaban al médico local.

Y su trascendencia se vio ampliada al poco tiempo por los estudios sobre el terreno, que determinaron que:

•La prevalencia de enfermedades degenerativas o crónicas asociadas a la edad (alzhéimer, diabetes, cáncer…) era significativamente inferior a la de otras poblaciones.

•Apenas tenían problemas de visión y muy pocas personas necesitaban gafas.

•No había constancia de cáncer de piel.

•Existía muy baja incidencia de problemas articulares, artrosis y artritis.

Si realmente todas estos beneficios eran achacables al ácido hialurónico, se abría un amplio horizonte de posibilidades
terapéuticas, mucho más allá de la estética.

Y eso es algo que posteriormente la ciencia se ha encargado de confirmar.

Hoy tenemos la certeza que al elevar la concentración de ácido hialurónico en el organismo se mejoran algunos aspectos muy
importantes de la salud, tanto en el exterior como en nuestro interior.

•HA y salud de la piel. La piel juvenil conserva su turgencia, elasticidad y flexibilidad, debido, entre otros factores, a su alto contenido de agua. Su deterioro responde a dos procesos distintos e independientes: el envejecimiento intrínseco, asociado al paso del tiempo, y el extrínseco, provocado por factores como la radiación solar o el tabaquismo. En ambos casos, el deterioro se produce por la pérdida de humedad.

El ácido hialurónico es la molécula clave involucrada en la humedad de la piel, dada su capacidad única para retener el agua, incluso hasta 1.000 veces su peso.

Además, una buena presencia de HA en la piel asegura una correcta reparación de los tejidos, ayudando a la cicatrización de los mismos.

•HA y salud ocular. Si la falta de agua seca la piel, en la misma medida lo hace con los ojos.

El ojo seco es una enfermedad multifactorial, a menudo crónica, que afecta hasta el 30% de población mundial mayor de 50 años.

Se caracteriza por sequedad en la superficie del ojo e inflamación de la misma y puede conllevar problemas de visión que perjudiquen la calidad de vida, como dificultad para leer, usar el ordenador, ver la televisión o conducir.

Aunque las lágrimas artificiales suelen ser la terapia estándar para tratar esta dolencia, los últimos estudios demuestran que el uso de moléculas con alta capacidad para retener agua, como el ácido hialurónico, protegen la superficie ocular y modulan la respuesta inflamatoria, mejorando así los síntomas asociados al ojo seco.

•HA y salud articular. La función articular está fuertemente relacionada con las propiedades del líquido sinovial, cuyo componente primario es precisamente el ácido hialurónico. Este líquido sinovial es el responsable de una correcta lubricación de las articulaciones, al tiempo que actúa como soporte de carga y presión y protege al cartílago articular al que rodea. Por tanto, cuando la concentración de HA desciende, las articulaciones se vuelven más vulnerables y aumenta el riesgo de sufrir artrosis, artritis y osteoartritis.

Numerosos estudios avalan la eficacia y la seguridad del uso de HA como coadyuvante al tratamiento de artrosis y artritis, así como el dolor que provocan dichas patologías. Los más recientes, llevados a cabo en 2015, confirman los datos positivos del tratamiento por vía oral con ácido hialurónico, incluyendo alivio sintomático del dolor y mayor flexibilidad de la articulación.

Son muchos y demostrados los beneficios del HA para su salud. Y ponen a su alcance lo que parecía una utopía: poder llegar a ser mayor sin parecerlo. Ahora, sólo depende de usted.
 
¿Cómo quiere verse en el espejo? Ya ha visto que el paso del tiempo, la exposición solar, el tabaco y otros agentes agresores van dejando ineludiblemente huella en su piel.

Y cómo el ácido hialurónico puede ayudarle, al igual que hace con los habitantes de Yuzurihara, no sólo a parecer más joven, sino también a estarlo y a sentirse así.

Si ese es su deseo, es muy recomendable que aumente la aportación de HA a su organismo y pueda beneficiarse de su increíble capacidad para retener la humedad. La forma más rápida y directa es a través de complementos nutricionales, cuya eficacia está fuera de toda duda. De hecho, algunos estudios científicos confirman:

•Que la ingestión oral de complementos de ácido hialurónico puede ayudar a aliviar la piel seca provocada por factores intrínsecos y extrínsecos, y combatir el envejecimiento prematuro de las pieles, incluso las más jóvenes.

•Y que es posible restablecer los bajos niveles de ácido hialurónico en una articulación artrósica con la administración exógena de estamolécula.

Y puestos a elegir un complemento, tengo una clara sugerencia para usted en base a dos razones:

1.Se trata de ácido hialurónico de origen natural, obtenido por un exclusivo proceso de fermentación bacteriana natural.

2.Su grado de pureza es insuperable. El laboratorio garantiza un mínimo del 95% de pureza, el más alto del mercado. Por cada dosis diaria de 200 mg de ácido hialurónico, usted obtiene como mínimo 190 mg de esta increíble molécula.

Al elevar la concentración de HA en su organismo, usted podrá:

•Mantener su piel joven, más firme e hidratada.

•Prevenir el daño articular.

•Luchar contra los síntomas del ojo seco.

•Estar más ágil y activo.

•Prevenir enfermedades crónicas y degenerativas.

 

Editado por Bárbara Gómez
Comentarios
Deja un comentario
  • Cubanas 01-01-20
  • Cubanas 22-01-20
  • Agenda 21 18-01-20
  • Entre Cubanos 17-01-20
  • En Compañia del Doctor 19-01-20
  • En Contacto 19-01-20
Contador de Visitas

7052484

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 11159
  • Hoy: 10954
  • En Línea: 153
  • Total: 7052484