Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Seis ecuaciones matemáticas que cambiaron el mundo

Albert Einstein. Foto/ ABC

Albert Einstein. Foto/ ABC

Madrid, 9 oct (RHC) A lo largo de la historia las ecuaciones matemáticas se han utilizado en los más diversos aspectos de la vida diaria, desde colgar una librería en la pared de la casa, hasta crear la bomba atómica. Aquí recogemos algunas de esas maravillosas ecuaciones que cambiaron el curso de la humanidad.

E=mc², la más famosa de la Historia

La cultura popular ha convertido a E=mc² en un mensaje para camisetas, pero se trata de la ecuación física más famosa de todos los tiempos. Probablemente, cualquiera que haya superado la enseñanza secundaria es capaz de relacionarla con Einstein.

Esta fórmula cambió los supuestos básicos sobre cómo funciona el Universo que existían desde finales del siglo XVII. Dio un vuelco al concepto newtoniano del espacio y el tiempo y lo reemplazó por algo mucho más extraño: un espacio curvo, dilatación en el tiempo y la equivalencia entre materia y energía. Aquí entra en juego el concepto de relatividad, fundamental en la astrofísica o en los cálculos para los sistemas de posicionamiento como el GPS. Por desgracia, la aplicación más famosa de esta ecuación es también la más famosa, ya que hizo posible, aunque solo en parte, la bomba atómica.

El teorema de la bola peluda

El teorema de la bola peluda (TBP) afirma que si tuviéramos un gato esférico completamente cubierto de pelo, nunca podríamos peinarlo sin dejar un mechón suelto en alguna parte. Es difícil probarla en casa con nuestro propio gato por muy redondo y peludo que sea, pero la teoría ha encontrado diversas aplicaciones, como poner un límite a las formas en que el aire o el agua, puede fluir de forma continua sobre una superficie. Según esta fórmula, siempre existe un lugar en la superficie de la Tierra donde el viento no sopla. Si nos las arreglamos para obviar ese punto y hacer que el viento sople allí, simplemente aparecerá en otro punto en otro lugar del mundo. Es un hecho geométrico básico.

El algoritmo de Google

¿A quién recurres cuando quieres buscar algo en internet? A Google. Este motor de búsqueda ha logrado prácticamente el monopolio de la WWW gracias a que ha logrado resolver una importante ecuación. Utiliza una fórmula de posicionamiento (PageRank) para seleccionar la información adecuada para el usuario a partir de unos pocos miles de palabras de uso común en cualquier idioma buceando en miles de millones de páginas web. Y la clave es el álgebra lineal, que tiene en cuenta, entre otras estrategias, los enlaces entrantes de cada página.

Sucesión de Fibonacci

Fibonacci planteó la siguiente sucesión infinita de números naturales:

0,1,1,2,3,5,8,13,21,34,55...

La sucesión comienza con los números 0 y 1 y a partir de estos, cada término es la suma de los dos anteriores. Este descubrimiento extraordinario está relacionado con la antigua proporción áurea, que muchos consideran sagrada o mística, y que tiene «sorprendentes conexiones» con otros enigmas matemáticos.

Esta sucesión aparece de forma reiterada en la naturaleza, en especial en la biología, donde podría explicar «cómo el crecimiento de formas orgánicas complejas puede codificarse a partir de un poco ADN».

Las leyes de De Morgan

Son la base de la informática. Las leyes de De Morgan son de las herramientas más simples y útiles de la lógica. La primera ley dice que si la sentencia «es un pájaro y vuela» es falsa, entonces o bien no es un pájaro o no vuela, o ninguna de las dos. La segunda dice que si la sentencia «o es un pájaro o vuela» es falsa, entonces ni es un pájaro ni vuela. Cada una de las leyes nos dice que un par de sentencias unidas por «y» son equivalentes a otras dos unidas por «o», y nos da una forma explícita de pasar de una a otra.

Teorema de Pitágoras

El teorema de Pitágoras -en todo triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos- es una de las pocas ecuaciones que aplicamos en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, cuando hacemos bricolaje en casa. ¡Y eso que es del siglo V a.C.! Desde luego, es uno de los grandes logros de las matemáticas antiguas, al decirnos cómo calcular la distancia que separa dos puntos en el espacio. (Fuente: ABC)

 

Editado por Saily Pérez Gordillo
Comentarios
Deja un comentario
  • Agenda 21 09-12-18
  • En Compañia del Doctor 09-12-18
  • El Mundo de la Filatelia 09-12-18
  • En Contacto 09-12-18
  • Cuba y CARICOM celebran 46 años de hermandad, solidaridad, cooperación y apoyo recíproco
  • Más de 5 000 colaboradores de la salud ya se encuentran en Cuba, procedentes de Brasil
Contador de Visitas

5418433

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 3486
  • Hoy: 887
  • En Línea: 99
  • Total: 5418433