Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#NoMasBloqueo #SolidaridadVsBloqueo

Hallazgo de un mamut puede fechar el inicio de los humanos en Norteamérica

La Habana, 4 oct (RHC) Los restos de un antiguo mamut descubierto por un granjero al suroeste de Ann Arbor, en Michigan (EE.UU.), puede ayudar a fechar el inicio de los primeros humanos en esa región, según informa la Universidad de Michigan.

Un equipo de paloentólogos desenterró esta semana los restos del animal y ha logrado recuperar el 20% del esqueleto del mamut, incluyendo la calavera, los dos grandes colmillos, numerosas vértebras, la pelvis y los omoplatos.

Todos estos huesos pertenecen a un ejemplar de mamut que probablemente vivió hace entre 11.700 y 15.000 años. Junto al mamut se han descubierto "excelentes pruebas de actividad humana", según explica el paleontólogo Daniel Fisher.

"Creemos que en este lugar hubo humanos que descuartizaron y almacenaron la carne para poder venir a recogerla posteriormente", asegura Fisher, director de Museo de Paleontología de la Universidad de Michigan. 

Los mamuts y los mastodontes (otro tipo de criatura prehistórica de la familia de los elefantes) vagaron por Norteamérica antes de su extinción hace 11.700 años. El equipo de Fisher ha hallado también tres rocas del tamaño de una pelota de baloncesto que podrían haber servido para anclar la carcasa. Los investigadores también han hallador una pequeña piedra que pudo haber servido para cortar la piel y la carne del animal.

La fecha en la que los humanos llegaron a América no está clara y es motivo de un animado debate entre los arqueólogos. El hallazgo en la región de Ann Arbour, si se confirma la presencia de humanos junto al mamut, podría ayudar a establecer la fecha de la llegada de los humanos al sureste de Michigan.

El descubrimiento del mamut lo realizó el granjero James Bristle mientras instalaba una cañería de drenaje en su campo de trigo. En primer lugar apareció un hueso alargado de casi un metro, que posteriormente se descubrió que era una pelvis. "No sabíamos qué era, pero sí que era demasiado grande para ser de una vaca", explica Bristel. "Cuando mi nieto de cinco años vio ese inmenso hueso se quedó de piedra".

 

Editado por Maite González Martínez
Comentarios
Deja un comentario
  • Es mejor saber morir, para vivir siempre
  • Postales de América 20-10-17
  • Entre Cubanos 20-10-17
  • Sesionó en La Habana XIX Foro de la Sociedad Civil Cubana
  • Postales de América 19-10-17
  • Postales de América 18-10-17
Contador de Visitas

3848291

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 4656
  • Hoy: 4247
  • En Línea: 203
  • Total: 3848291