Continúan las protestas en Argentina contra medidas neoliberales

Buenos Aires, 29 may (RHC) Los trabajadores del metro de Buenos Aires mantienen su paro a un mes de su inicio y continúan consolidándose con nuevas acciones de demanda para el gobierno.

Mientras los que utilizan este medio de transporte a diario se las ingenian para no tomar un subte -como se le conoce aquí- los empleados luchan por un acuerdo salarial digno y justo, y anuncian medidas que desfavorecen a la empresa con la apertura de molinetes permitiendo el viaje gratuito a los pasajeros en algunas rutas.

El secretario general de la Asociación Gremial de los Trabajadores del Subterráneo y el Premetro (AGTSyP), Roberto Pianelli, ofreció una rueda de prensa ayer acompañado por varios líderes sindicales de otros sectores en la que denunció la presencia de material cancerígeno en formaciones de las líneas B, C y E.

Asimismo volvió a pedir a la empresa Metrovías y al gobierno porteño que se reabra la negociación firmada por la Unión Tranviaria Automotor, que acuerda un 15,2 de aumento salarial a pagar en tres tramos, una de las principales razones por las que se mantienen en pie de lucha.

Igualmente diversos movimientos sociales de Argentina se movilizan en el marco de la la 'Marcha Federal por Pan y Trabajo', para rechazar una vez más las políticas de ajuste que ha venido aplicando el Presidente de ese país, Mauricio Macri, así como para expresar su rechazo a las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La movilización saldrá de cinco puntos del interior del país suramericano y pretende llegar el viernes 1 de junio al Congreso Nacional de Buenos Aires, capital de Argentina.

La Quiaca, La Rioja, Posadas, Bariloche y Ushuaia son las poblaciones que comienzan este lunes con las protestas en contra de los ajustes y medidas económicas impuestas por Macri, recoge Telesur.

'Vamos a hacer todo lo posible para no volver al infierno de 2001, cuando los pibes (niños) se nos caían de las manos', enfatizó el titular de la Confederación de Trabajadores por la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, para definir uno de los principales objetivos de la marcha federal de los movimientos sociales, recoge este lunes Página/12.

En el Obelisco fue instalada una olla popular, que será el símbolo de los reclamos que recorrerán el país y llegarán el viernes al Congreso con cinco proyectos de ley bajo el brazo, destinados a dar respuesta a las demandas de los sectores más vulnerables.

La Marcha Federal por Pan y Trabajo es la segunda movilización de alcance nacional convocada por organizaciones con presencia en todo el territorio argentino que en menos de quince días se realiza para pedirle a la gestión de Mauricio Macri que dé marcha atrás con sus políticas de ajuste permanente.

La anterior fue la de los docentes, que culminó la semana pasada con un paro nacional y una masiva presencia de organizaciones gremiales y maestros de varias provincias en la Plaza de Mayo.

Editado por Nuria Barbosa León



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up