Bolivia vive tensa jornada a la víspera de elecciones generales

Imagen/ El Cronista.

La Paz, 17 oct (RHC) Los bolivianos viven este sábado la víspera de las elecciones generales en un clima de tensión a causa de las amenazas y acciones represivas del Gobierno de facto, dudas sobre el sistema electoral y una estampida de rumores.

La imagen de la situación la dio la Plaza Murillo (principal), la cual amaneció cerrada este sábado para el tránsito automotor y peatonal pese a que en ella se ubican el Palacio Quemado (de gobierno) y el Palacio Legislativo.

Para impedir el paso, la Policía instaló verjas desmontables en las ocho calles de acceso, incluyendo el área vedada a la imponente Casa Grande del Pueblo, moderna sede construida por la administración del expresidente Evo Morales, derrocado hace un año por un golpe de Estado.

La barrera acentúa la tensión reinante porque implica el supuesto de que habrá desórdenes, de lo que solo hablan miembros del gobierno de facto en lenguaje beligerante.

Las declaraciones crispantes llegaron al extremo que el ministro de Justicia, Álvaro Coimbra, afirmó que el Movimiento al Socialismo (MAS) 'saldrá a matar gente' si no gana en primera vuelta, lo cual es casi seguro a juicio de las encuestas, del candidato presidencial de esa agrupación política, Luis Arce, y sus seguidores.

Mientras, el ministro del Interior, Arturo Murillo, cumplió su amenaza de hostilizar a los observadores internacionales que sean afines al MAS y creó el viernes un incidente diplomático, al retener a una delegación de parlamentarios argentinos veedores de los comicios, a los cuales intentó expulsar.

El clima de tensión que impidió que la víspera fuera un día propicio para la serena reflexión de los votantes se intensificó también con detenciones de dirigentes vecinales ligados al MAS.

Ya desde los primeros días de esta semana, la inquietud inculcada por las declaraciones oficiales motivó largas filas de automovilistas que buscaban llenar los tanques de sus vehículos ante rumores de un posible desabastecimiento.

También la afluencia de clientes a los bancos fue otro factor de tensión, acompañado de rumores sobre una corrida bancaria (retiro masivo de fondos)por un supuesto temor a la elección de Arce, los que fueron desmentidos.

Hubo además mucha gente agolpada en los supermercados y centros de abasto para aprovisionarse de productos ante la eventualidad de supuestos desórdenes y cierres que afecten los suministros, criterio alentado por declaraciones oficiales.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up