Pide Dilma Rousseff calma y cautela ante suspensión de votación de la cámara de diputados en favor del juicio político en su contra

Jefa de Estado, Dilma Rousseff

Brasilia, 9 may (RHC) La jefa de Estado, Dilma Rousseff, pidió calma y cautela a sus seguidores, tras conocerse que el presidente en funciones de la Cámara de Diputados brasileña, Waldir Maranhao, anuló la sesión en la cual se admitió el pedido de juicio político en su contra.

Durante la ceremonia de creación de cinco nuevas universidades, admitió Dilma Rousseff desconocer las consecuencias de la decisión adoptada por Maranhao y recordó que Brasil vive una coyuntura de artimañas.

También reiteró la primera mandataria su determinación de luchar hasta el final en defensa de la democracia y contra lo que define como un golpe de Estado en curso, al admitirse una denuncia contra ella por un supuesto crimen de responsabilidad, el cual carece de sustento jurídico por tratarse de un delito que nunca cometió.

En tanto, la resolución del líder en funciones de la Cámara Baja brasileña de anular las sesiones donde se aprobó el impichment contra Dilma Rousseff, por la ocurrencia de vicios como el prejuzgamiento, y su decisión de volver a deliberar sobre el pedido de juicio político, en un plazo de cinco sesiones, provocó que los partidos opositores anunciaran una apelación ante el Supremo Tribunal Federal.

El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, anuló la votación para abrir un juicio político con miras a la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, informaron fuentes oficiales.

En un texto distribuido por la jefatura del Senado de ese país sudamericano afirmó Maranhao su determinación de realizar una nueva sesión a fin de deliberar sobre el tema.

La noticia fue recibida con alegría durante un acto encabezado por la primera mandataria en el palacio de Plananlto, sede del poder ejecutivo brasileño, donde manifestantes que apoyan al gobierno celebraron esa decisión.

Mientras el titular del Senado Federal de Brasil, Renan Calheiros, desestimó hoy la decisión de su homólogo de la Cámara de Diputados Waldir Maranhao y aseguró que el proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff continuará adelante.

De intempestiva calificó Calheiros la disposición de Maranhao, quien este lunes anunció que como una petición de la Abogacía General de la Unión (AGU) que recurría la admisión del pedido de juicio político no había sido decidida, él la examinó y acogió en parte algunas de las ponderaciones contenidas en la misma.

Ocurrieron vicios que tornaron nula de pleno derecho la sesión (transcurrida los días 15,16 y 17 de abril), dijo y mencionó entre otros aspectos el hecho que los partidos políticos no podían orientar el voto a sus bancadas, pues este debía ser libre y por convicciones personales.

Tampoco los diputados podían anunciar sus posturas públicamente antes de la votación -como ocurrió- porque ellos caracteriza un prejuzgamiento y una clara ofensa al amplio derecho a la defensa consagrado en la Constitución, acotó.

En consecuencia, dispuso volver a deliberar sobre la materia (la admisión del pedido de impeachment) en un plazo de cinco sesiones desde que el proceso fuera devuelto por el Senado a la cámara baja.

Aceptar esta diversión con la democracia sería quedar comprometido con el atraso del proceso, alegó por su parte Calheiros, quien dijo que no aceptaría el pedido del presidente en funciones de la Cámara de Diputados.

Al respecto, la líder del Partido Comunista de Brasil (PCdoB) en el Senado, Vanessa Grazziotin, manifestó que el titular de esa Casa fue irrespetuoso no solo con Maranhao, sino con todos los brasileños que votaron por Ruosseff.

Aquí, señaló, no estamos discutiendo un proyecto de ley o una enmienda a la Constitución, sino despojar del mandato a una Presidenta electa democráticamente por 54 millones de ciudadanos.

Por otra parte, el abogado general de la Unión y defensor de la jefa de Estado, José Eduardo Cardozo, se mostró favorable en conferencia de prensa a la realización de una nueva votación de admisibilidad del proceso de impeachment en la Cámara de Diputados.

Según el entendimiento del ministro, reseñó el diario digital Brasil 247, si es "nula la acción de autorización (de admisibilidad), es nulo el seguimiento del tema en el Senado".

En un discurso pronunciado este lunes, la propia Rousseff pidió calma y cautela, tras conocerse que Maranhao había dispuesto anular la sesión de la Cámara de Diputados en la cual se admitió el pedido de impeachment.

Al hablar en la ceremonia de creación de cinco nuevas universidades, reconoció desconocer las consecuencias de la decisión adoptada por Maranhao y recordó que el país está viviendo una coyuntura de "mañas y artimañas".

Por su parte los cancilleres de Venezuela y Ecuador, Delcy Rodríguez y Guillaume Long, saludaron la decisión de invalidar el proceso de juicio político contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Según Rodríguez, el impeachment contra la mandataria "no tenía en cuenta ningún tipo de responsabilidad por los hechos que se acusaba a la presidenta y pretendía desconocer la voluntad del pueblo de Brasil", que la eligió democráticamente.

Por su parte, el canciller de Ecuador destacó que la situación de Brasil ha sido preocupante para la región.

Hemos visto con mucha preocupación los intentos por poner fin a la presidencia constitucional de Brasil; la postura del Gobierno de Ecuador es la defensa de la institucionalidad democrática y el estado de derecho, explicó, por su parte, Long.

No podemos regresar a las horas más funestas de la historia de la América Latina; tenemos que demostrarle al mundo que estos rezagos trasnochados de otra época no pueden prosperar en nuestro continente, agregó.

Con esa decisión, la votación prevista para el miércoles en el Senado brasileño será retomada por los legisladores de la Cámara baja en un plazo de cinco sesiones, reportó este lunes el diario Folha de Sao Paulo.

 

Editado por Nuria Barbosa León



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up