Radio Habana Cuba

Una voz de amistad que recorre el mundo

  • Síguenos en

#PorSiempreFidel #LegadoDeFidel

Grande entre los grandes

por Susana del Calvo

Hay hombres que por su grandeza no se pueden calificar con un simple adjetivo, o llevarlos a la época en que vivieron, ellos no tienen fronteras y son patrimonio de la humanidad, allí en esta hermosa galería encontramos al investigador incansable y sencillo, Carlos J. Finlay, nacido en esta tierra en 1833, que hoy tenemos más presente que nunca  al cumplirse el centenario de su desaparición física.

El descubridor de que la picada del mosquito Aedes aegypti hembra transmitía la fiebre amarilla elaboró un plan antivector como única vía de solución para erradicar esa terrible enfermedad en el siglo XIX. Ese enemigo pequeño pero peligroso que ha cobrado muchas vidas en todas partes del mundo, pues no es sólo la fiebre amarilla, está el dengue que es un flagelo para la humanidad, entre otros.

Con su revolucionaria teoría, que explicó científicamente la forma de transmitirse las enfermedades infecciosas, así como el modo de erradicarlas, el sabio cubano realizó su principal aporte al conocimiento mundial. Finlay estableció nuevas bases y abrió los caminos en la lucha contra las enfermedades trasmisibles y aunque fue propuesto siete veces para el premio nobel de medicina, nunca se lo dio la Academia pero si la humanidad.

Al enunciar el nuevo modo de contagio, a través de un agente biológico intermedio que propaga un padecimiento de una persona enferma a otra sana, Finlay rompió con todos los cánones establecidos, recordemos que en las concepciones epidemiológicas de su época las enfermedades  se diseminaban por el contacto directo entre las personas o la influencia de un factor ambiental.

Tras comprobar su teoría del vector biológico en la transmisión de enfermedades infecciosas, el brillante académico cubano abrió las puertas a la explicación de dolencias como paludismo, dengue, filarias, leishmanias, tripanosomiasis y otras afecciones incomprendidas en la época, iniciando así los estudios de entomología médica en el mundo.

La dimensión de Finlay es inconmensurable de ahí, que sin temor a equivocarnos podemos afirmar en este centenario que es un grande entre los grandes de la ciencia mundial.

Editado por Maria Calvo
Comentarios
Deja un comentario
  • En Compañia del Doctor 17-11-19
  • El Mundo de la Filatelia 17-11-19
  • Agenda 2 16-11-19
  • Entre Cubanos 15-11-19
  • Programa Especial "Recordando al Amigo" 13-11-19
  • Temas del 2019 12-11-19
Contador de Visitas

6652943

  • Máximo: 19729
  • Ayer: 5024
  • Hoy: 1878
  • En Línea: 204
  • Total: 6652943