Haciendo revolución (+Audio)

Periódico Invasor

Por María Josefina Arce

Poco más de una semana nos separa del Octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba y amerita recordar la primera de esas citas partidistas que marcó un hito en la organización, institucionalización y avance hacia el porvenir de nuestro proceso revolucionario, como expresara el líder histórico de la revolución Fidel Castro.

En diciembre de 1975 tuvo lugar el encuentro que adoptó importantes acuerdos para el desarrollo económico y social del país y trazó el camino a seguir en los próximos años.

Este congreso, como los que vendrían después, han sido del pueblo. Presentes han estado sus inquietudes, opiniones y su decisión de luchar juntos por salvaguardar las conquistas de años de esfuerzo, ante las constantes agresiones de los diversos gobiernos estadounidenses y un genocida bloqueo que atenta contra los más elementales derechos humanos.

Tras finalizar sus debates, los delegados y el resto del pueblo se unieron en la Plaza de la Revolución. Multitudinaria fue la concentración, que Fidel afirmó expresaba el sentimiento de seguridad de los cubanos sobre la continuidad histórica que brinda el partido y su certeza de que la revolución es más fuerte.

Por eso con esa fuerza que da la unidad y la confianza en el partido, todos los presentes en la plaza alzaron su mano para aprobar lo acordado en el encuentro, en una muestra de que  el pueblo es revolución.

Y en ese camino de perfeccionar el trabajo por un futuro mejor para todos, durante el encuentro, que sesionó del 17 al 22 de diciembre, se acordó una nueva división político-administrativa, que entraría en vigor  un año después, tras ser aprobada por el Consejo de Ministros.

Es así que el número de provincias pasó de seis a 14 y se confirió la condición de municipio especial a la Isla de Pinos, que dos años más tarde recibió el nombre de Isla de la Juventud.

Uno de los relevantes acuerdos fue proclamar el 24 de febrero de 1976 la Constitución Socialista, luego de ser sometida en ese mismo mes a referendo popular,  al que se llegó tras ser ampliamente debatida por el pueblo. Más de seis millones de personas tomaron parte en la discusión del proyecto.

También fueron debatidos otros importantes temas referidos a la educación, la salud, la cultura, las investigaciones científicas, la atención a la infancia y la política laboral.

En ese primer congreso del Partido Comunista de Cuba se puso de manifiesto una vez más, el espíritu solidario e internacionalista de los cubanos. Se reafirmaba la decisión de combatir junto a nuestros hermanos africanos por su independencia y soberanía.

Han pasado 46 años de aquellas memorables jornadas y el camino, como bien vaticinó Fidel, no ha sido fácil, pero hemos estado guiados por el primer Congreso, que dejó clara la extraordinaria unidad de nuestro pueblo y del partido.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up