Trabajadores del aeropuerto en Barcelona continúa con los paros

Los trabajadores de los controles de seguridad del aeropuerto de Barcelona continúan los paros

Madrid, 6 ago (RHC) En Barcelona, España, los trabajadores de los controles de seguridad del aeropuerto continúan por segundo día consecutivo los paros parciales para exigir mejoras en sus condiciones laborales.

Los 360 empleados de la empresa Eulen, encargada de la seguridad del Aeropuerto de Barcelona-El Prat, el más transitado del país después del de Barajas en Madrid, comenzaron este domingo una huelga de cuatro horas, tras la protagonizada el pasado viernes.

Por iniciativa de AENA -gestor semipúblico de los aeropuertos españoles-, la dirección y el comité de huelga de la compañía privada se reúnen hoy para intentar alcanzar un acuerdo que ponga fin a la protesta.

Sin embargo, las partes implicadas en el conflicto laboral mantienen posturas muy alejadas respecto a las reivindicaciones salariales de los agentes de seguridad, quienes piden un complemento de 350 euros en cada paga, como reciben sus similares de otras infraestructuras.

En un comunicado, Eulen, un consorcio que emplea 86 mil personas en 14 países, calificó la víspera de inadmisible y desproporcionada la petición de sus vigilantes.

El asesor del comité de huelga, Juan Carlos Giménez, se mostró pesimista en cuanto a un posible acuerdo que permita levantar los paros parciales, los cuales se repetirán mañana lunes.

La protesta estaba programada en principio para todos los viernes, domingos y lunes, pero ante la falta de respuesta a sus demandas, los empleados convocaron el pasado jueves a una huelga indefinida y a jornada completa a partir del 14 de agosto.

En declaraciones a la agencia estatal de noticias EFE, Giménez opinó que la nueva reunión “es un lavado de imagen de AENA” para no llegar a consensos y luego culpar a los trabajadores de un eventual fracaso de las negociaciones.

Indicó que mientras los agentes de seguridad reclaman un complemento de 350 euros en cada paga, la oferta de la empresa no llega a un incremento de 30 euros mensuales.

Los huelguistas denuncian la falta de efectivos y la sobrecarga de trabajo de los casi 400 empleados de Eulen, en una terminal aérea que vio aumentar en más del 60 por ciento el tráfico de pasajeros entre 2009 y 2016.

Durante la primera jornada de protesta del viernes, el aeropuerto barcelonés vivió importantes aglomeraciones de veraneantes, quienes debieron esperar hasta hora y media para franquear el filtro de seguridad, situación que se normalizó en el transcurso del día.

La Unión General de Trabajadores, uno de los dos sindicatos mayoritarios de España, denunció que este conflicto laboral es un claro ejemplo de la nefasta política desarrollada por el gobierno conservador de Mariano Rajoy en materia de contratación pública.

Criticó que el Ejecutivo y las administraciones públicas “sitúan en manos de la seguridad privada instalaciones denominadas de alto riesgo” como el Ministerio de Defensa o los puertos y aeropuertos del Estado.

Sin embargo, las partes implicadas en el conflicto laboral mantienen posturas muy alejadas respecto a las reivindicaciones salariales de los agentes de seguridad, quienes exigen un complemento de 350 euros en cada paga, como reciben sus similares de otras infraestructuras.

En un comunicado, Eulen, un consorcio que emplea 86 mil personas en 14 países, calificó hoy de inadmisible y desproporcionada la petición de sus 360 vigilantes en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat, el segundo más transitado del país después del de Barajas en Madrid.

El asesor del comité de huelga, Juan Carlos Giménez, se mostró pesimista en cuanto a un posible acuerdo que permita levantar los paros parciales de cuatro horas iniciados la víspera por los trabajadores, los cuales se repetirán mañana.

La protesta estaba programada en principio para todos los viernes, domingos y lunes, pero ante la falta de respuesta a sus demandas, los empleados convocaron el pasado jueves a una huelga indefinida y a jornada completa a partir del 14 de agosto.

Los huelguistas denuncian la falta de efectivos y la sobrecarga de trabajo de los casi 400 empleados de Eulen, en una terminal aérea que vio aumentar en más del 60 por ciento el tráfico de pasajeros entre 2009 y 2016.

Durante la primera jornada de protesta de ayer viernes, el aeropuerto barcelonés vivió importantes aglomeraciones de veraneantes, quienes debieron esperar hasta hora y media para franquear el filtro de seguridad, situación que se normalizó en el transcurso del día.

Editado por Nuria Barbosa León



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up