Reconocen interés en Estados Unidos por una de las vacunas cubanas contra cáncer de pulmón

por Roberto Morejón

Si bien persisten las prohibiciones de hacer turismo, de forma creciente los estadounidenses se las arreglan para visitar a Cuba y constatar cuán distorsionadas son muchas de sus percepciones sobre la realidad de la nación caribeña.

Por décadas, la prensa estadounidense silenció la información sobre Cuba o se refirió a ese país en términos lacerantes, mediante falsedades o medias verdades.

Sin embargo, visitantes estadounidenses observan en Cuba además de los signos económicos de un país pobre y bloqueado por la nación norteña, los avances de importantes sectores como el de la ciencia, vinculada a la salud.

La cadena estadunidense CNN se refirió recientemente al empleo en Cuba de una vacuna terapéutica nativa contra el cáncer de pulmón en estado avanzado y, aunque son dos los inmunógenos y no uno, la información es llamativa.

Entre los innumerables logros científicos de Cuba destaca la vacuna terapéutica Racotumomab (Vaxira), desarrollada por el Centro de Inmunología Molecular.

Ese antígeno comenzó a aplicarse en la atención primaria de salud luego de obtener el registro en 2012 y ha mostrado resultados alentadores de supervivencia y mejoría de la calidad de vida en pacientes con la maligna enfermedad pulmonar.

Para el tratamiento de ese mal también está disponible otra vacuna, la Cimavax-EGF, desarrollada igualmente por científicos del Centro de Inmunología Molecular, registrada en 2008.

Cuba es el único país que cuenta con dos fármacos validados por las autoridades regulatorias locales para el tratamiento de cáncer de pulmón avanzado.

La cadena CNN destacó que a causa de las restricciones de Estados Unidos, Cuba tuvo que desarrollar sus propias tecnologías y adquirir en mercados distantes otros procedimientos para viabilizar las investigaciones.

Al referirse al CIMAVAX, el medio de prensa subrayó que el producto llamó la atención de varios países, incluyendo Estados Unidos, y recordó que fue probado en 5 mil pacientes de diversas nacionalidades.

No es fácil que los estadounidenses puedan tener acceso a revolucionarios productos cubanos de la biotecnología, pero 30 patentes fueron aprobadas por la Oficina correspondiente como parte del diálogo en el contexto del restablecimiento de relaciones.

Por supuesto, para avanzar hacia un intercambio científico más productivo se requerirán licencias presidenciales o acciones legislativas específicas.

Si el proceso hacia la normalización de relaciones sigue su curso no exento de complejidad, ciudadanos estadounidenses comunes, gobernadores, políticos, congresistas y otras personas pudieran saber mucho más de este país, incluyendo sus logros científicos

Editado por Maria Calvo



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up