Cuba un ejemplo de que sí se puede erradicar la pobreza

Por María Josefina Arce

El mundo llega a este 17 de octubre , Día Internacional para la erradicación de la pobreza, con un panorama nada alentador. de acuerdo con las estimaciones de organismos mundiales.

El impacto económico de la COVID 19 podría llevar a que entre 40 y 60 millones de personas caigan en la pobreza extrema en este año. Ninguno de ellos es cubano.

A pesar de las difíciles condiciones económicas y el recrudecimiento del bloqueo estadounidense, Cuba ante la emergencia sanitaria desplegó un enorme esfuerzo y se trazó una estrategia que tiene como elemento esencial la protección de todos sus ciudadanos en todos los aspectos.

Es así que además de brindar asistencia médica, que aquí es gratuita, ante la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, se buscó que no se afectaran los ingresos de las familias.

En ese camino se adoptaron una serie de medidas como potenciar el trabajo a distancia,  a todo aquel que permaneció en su hogar se le continuó pagando parte de su salario, muchas personas fueron destinadas a otras tareas y se eximió del pago de impuestos a los trabajadores por cuenta propia.

Además se prestó especial atención al adulto mayor, sobre todo al que vive solo, ante su vulnerabilidad a la dolencia.

Pero vale destacar que aunque el bloqueo norteamericano ha impuesto difíciles condiciones económicas a Cuba a lo largo de décadas, el país llega a esta fecha con la batalla contra la pobreza ganada, fruto del trabajo que se inició el mismo día del triunfo de la revolución.

Organismos internacionales han señalado a la Mayor de las Antillas como un ejemplo de que es posible erradicar este flagelo si se crean oportunidades y derechos para todos, que van desde un empleo digno, sin distinción de género o raza, hasta acceso a la salud, educación y seguridad alimentaria, entre otros aspectos.

Cuba es la única nación de América Latina y el Caribe que eliminó la malnutrición infantil grave,  y el quinto entre los 14 primeros que logró reducir constantemente el índice de hambre y malnutrición durante varios años.

Ha sido un trabajo de años en los que nunca a pesar de las dificultades el bienestar de toda la sociedad ha dejado de ser la prioridad de las autoridades.

Nunca ha faltado la voluntad política de continuar mejorando las condiciones de vida y de construir un país más próspero y sostenible, donde no tiene cabida la pobreza, ni otros males que siguen presentes en el mundo.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up