Recta final hacia la Casa Blanca (+Foto)

Por Guillermo Alvarado/RHC

Las elecciones presidenciales y legislativas del 3 de noviembre en Estados Unidos encaran la recta final en medio de mucha incertidumbre, tanto sobre los resultados definitivos, como acerca de cuál será la actitud del presidente y candidato a la reelección, Donald Trump, si las urnas le son adversas.

Por ahora, los sondeos de intención de voto siguen dando como favorito al aspirante del partido Demócrata, Joe Biden, pero nadie se atreve a descartar que el actual jefe de la Casa Blanca repita la remontada de hace cuatro años.

Es verdad que las empresas encuestadoras han tratado de afinar sus métodos de trabajo para no volver a hacer el ridículo, pero al final lo que cuenta es el veredicto en algunos estados clave por el número de electores que aportan.

Por eso en estos últimos días, tanto Biden como Trump aceleran sus actos en Georgia, Michigan, Wisconsin, Texas y Florida, entre otros estados.

La pandemia de Covid-19 ocupa lugares centrales en los mensajes a los ciudadanos de uno y otro bando.

El candidato republicano insiste en que las malas noticias sobre el curso de la crisis sanitaria son obra de una prensa malintencionada y no de la realidad, si bien se ha quedado sin sus dos principales argumentos, una vacuna o un tratamiento efectivo para curar la enfermedad.

El nominado por los demócratas insiste en criticar la mala gestión de Trump y asegura que esa es la causa de la cifra tan elevada de casos y muertes. Prometió que si gana, actuará de inmediato contra el coronavirus apoyado en la opinión de científicos y expertos en salud.Foto: Europa Press

Lo cierto es que ya 70 millones de estadounidenses depositaron su voto por adelantado, una cifra que supera con creces lo ocurrido en otras elecciones y hace prever que la asistencia total a los colegios electorales puede rebasar las previsiones.

A pocos días de la cita final, un nuevo caso de violencia policial contra una persona afrodescendiente vino a ensombrecer el panorama.

En la ciudad de Filadelfia un joven de 27 años que padecía trastornos mentales y que aparentemente portaba un cuchillo, fue ultimado por dos policías que le hicieron diez disparos.

Ante este uso excesivo de una fuerza letal, miles de personas salieron a las calles a protestar y en algunos lugares esto derivó en saqueos y enfrentamientos con los uniformados, lo que dio impulso al discurso de Trump sobre la “ley y el orden”, o sea reprimir con violencia a los manifestantes.

Muchas expectativas, dudas e incertidumbre rodean este evento cuyos resultados, hay que reiterarlo, podrán quizás cambiar la forma, pero no la esencia del comportamiento de la potencia imperial.     

    

Editado por Martha Ríos



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up