Quien da luz. Capítulo 13 (+Foto y Audio)

Con 16 años, Martí era un enemigo declarado de la corona española. Foto: Archivo

Por Martha Ríos

La primera personalidad que José Martí (1853-1895) conoció fue Rafael María de Mendive (1821-1886), y dejó una huella tan profunda que su legado lo acompañó siempre.

Al pedagogo cubano lo distinguían varios atributos: su intachable moral, amor a la justicia, a la libertad… “Era maravilloso”, decía el muchacho quien no era muy dado a los elogios. Desde los 12 años de edad lo tuvo como paradigma de hombre y patriota; su guía y protector, para mayor orgullo.

Mendive

No era de extrañar entonces que ante las circunstancias por las que atravesaba Cuba, y aún en plena adolescencia, Pepe Martí actuara acorde a las enseñanzas de su maestro.

A la vista de todos está el soneto ’10 de octubre’, que dedicara a los inicios de nuestras luchas independentistas. Tenía solo 15 años de edad. Poco después escribiría el editorial de ‘El Diablo Cojuelo’, su primer trabajo político.

En días posteriores fundó junto a Mendive el periódico ‘La Patria libre’ en el que publicó el poema dramático ‘Abdala’, toda una declaración del derecho y el deber de luchar por Cuba.

Meses más tarde, a las autoridades españolas en la isla no les quedaban dudas. José Martí, con 16 años, era un enemigo declarado de la corona, y por infidente lo encerraron en la cárcel de La Habana. A los pormenores relacionados con esos sucesos me referiré en la siguiente entrega sonora.

 

 

Editado por Martha Ríos



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up