Drones vigilarán parques y áreas protegidas en Angola

Imagen ilustrativa. (Foto/enter.co)

La Habana, 10 jun (RHC) La dirección nacional de Biodiversidad del Ministerio de Ambiente de Angola informó que los parques nacionales y áreas de conservación serán controlados por vehículos aéreos no tripulados (drones) y otros medios tecnológicos, para eliminar la caza furtiva y el tráfico ilegal de marfil que afectan al país.

Así lo aseguró a la publicación OPais el director de la entidad Abias Huongo, quien admitió el actual reducido número de cuidadores en los parques, pero tal situación puede ser revertida con recursos y nuevas tecnologías e incluso con la participación de exmilitares de las Fuerzas Armadas Angoleñas (FAA) entre los custodios.

Huongo adelantó que además de los aparatos no tripulados, la vigilancia será reforzada con helicópteros para facilitar el trabajo de monitoreo.

"Si tuviéramos una unidad de vigilancia aérea con drones militares no se necesitaría una gran cantidad de inspectores y guardias", reiteró el funcionario, quien explicó que la cartera optó por esta medida como necesidad específica y hace esfuerzos para adquirir los medios.

Admitió que la efectividad de la operación dependerá de la recuperación económica de la nación.

Recientemente el Gobierno presentó un decreto que prohíbe la venta de marfil para salvar al elefante, afectado seriamente por la caza furtiva y el comercio ilegal de sus colmillos, el cual en Asia llega a costar 18 mil dólares la pieza.

El Ejecutivo califica la caza furtiva de amenaza mundial, al ubicarse entre las cinco actividades ilegales más lucrativas del mundo, con pérdidas que superan los 23 mil millones de dólares por año.

Pesquisas aseguran que cazadores furtivos mataron unos 100 mil elefantes en toda África entre 2010 y 2012, un aumento enorme de la mortandad de los mamíferos terrestres más grandes del mundo debido a un incremento de la petición de marfil.

Países asiáticos, europeos y Estados Unidos son los que más impulsan el tráfico de animales, en particular desde el continente africano, donde cada 15 minutos un elefante resulta abatido.

Anualmente el tráfico mueve más de 600 mil millones de dólares en el mundo, siendo Asia y Europa del Este los mayores mercados negros, donde un kilogramo de cuerno de rinoceronte cuesta 65 mil dólares (valor superior al de la cocaína o la heroína). (PL)

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up