Rusia denuncia confabulación de Occidente para acusarla de agresión

Imagen de archivo
Moscú, 15 mar (RHC-PL) Rusia denunció hoy la confabulación de Occidente para acusarla de una agresión con sustancias químicas, sin ni siquiera presentar pruebas o compartir algún tipo de información sobre tales argumentos.

Reino Unido, Francia, Alemania y Estados Unidos exigen a Moscú aclarar si empleó armas químicas y, sin embargo, no ofrecen ningún dato sobre la citada acusación, indicó el presidente del Comité de Relaciones Internacionales del Senado ruso, Konstantin Kosachov.
 
Se trata, sobre todo, de lo relacionado con el llamado gas Novichok (Novato), desarrollado como parte del programa Foliant en la década de los '90, y actualmente eliminado de los arsenales rusos que, según Londres, fue empleado para atentar el 4 de marzo contra Serguei Skripal, un exoficial de la Dirección General de Inteligencia, condenado aquí por espionaje y perdonado en 2010.

Occidente demanda a Rusia un informe completo en la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) sobre el citado programa, pero se niega a ofrecer la más mínima información sobre lo ocurrido con Skripal, afirmó.

La vocera de la cancillería rusa, María Zajarova, indicó que se le propuso a Londres llevar el caso a la OPAQ, para, lo cual, además de la cooperación de Moscú, el Reino Unido debería entregar todos los datos en su poder del caso, en el que ni siquiera arrestos hubo por ahora.

Todo ello demuestra que se organiza una agresión de gran dimensión contra Rusia, con empleo de recursos informativos, económicos y políticos, así como con una preparación de la opinión pública para una acción militar, consideró el senador.

Al comentar las acusaciones contra Rusia, un exoficial del Servicio Federal de Seguridad comentó que en su momento la fórmula del gas paralizante, contenida en el programa Novato, fue divulgada en Internet.

La misma fuente aseguró que un laboratorio que emplea esa sustancia se encuentra a pocos kilómetros, en territorio británico, de donde ocurrió el supuesto incidente, en el cual también resultó afectada la hija de Skripal, Julia, y un policía.

Desde Londres, un alto funcionario del Ministerio británico de Defensa aconsejó a Rusia hacerse a un lado y callarse, al comentar la preparación en Moscú de medidas de respuesta a la expulsión anunciada por el Reino Unido de 23 diplomáticos rusos.

La situación es muy peligrosa, consideró Zajarova, quien afirmó que era bastante preocupante que un país con armas nucleares acusara a otro estado de agresión, mientras una política como la primera ministra Theresa May hace declaraciones totalmente alejadas de la realidad.

Editado por María Candela



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up