Ordenamiento monetario es recomendable para el bien de los cubanos

Ordenamiento monetario en Cuba. Foto: Archivo/RHC.

Por: Roberto Morejón

Las autoridades cubanas transmitieron confianza a la población sobre el ordenamiento monetario previsto, argumentaron beneficios y advirtieron que no implicará un retroceso para la economía.

El tema del ordenamiento cobró relevancia al demorarse su ejecución, dada su alta complejidad y las dificultades del país, sometido a férreo bloqueo estadounidense.

Las argumentaciones resaltan que aunque el ordenamiento monetario está lejos de representar soluciones mágicas, ayudará a encontrarle salida a problemas estructurales de la economía. 

El entorno actual con dualidad monetaria y de tasas de cambio desestimula a los productores, a quienes no les llegan las señales del mercado, apuntó uno de los expertos, Marino Murillo. 

Por otro lado, a los trabajadores les resultan insuficientes los salarios para cubrir todas sus necesidades.

El gobierno intentó enfrentar esa situación con medidas sectoriales, como los estímulos a 900 mil personas en CUC, peso cubano convertible.

Hace falta aglutinar esas disposiciones parciales y esa es una de las razones para avanzar hacia la organización monetaria, aunque el desarrollo no es sencillo.

Cuba se avecina a un procedimiento para resolver la dualidad monetaria y cambiaria, reducir subsidios y ejecutar la reforma de salarios.

Las autoridades aseguran que la estrategia contempla preservar las cuentas bancarias y el dinero en efectivo de los cubanos.

 De manera que nadie debe preocuparse cuando llegue el día cero y cese el CUC.

Los ciudadanos deben percibir que una de las líneas principales del ordenamiento se dirige a corregir los precios relativos y lograr que las materias primas nacionales sean más atractivas en relación con similares importadas.

Sobre las inquietudes de algunas personas, el gobierno insiste en que si bien es previsible el aumento de precios, está pautado que corresponda con el incremento de salarios y pensiones.

Incluso, las medidas en estudio permitirán centralizar los precios de un reducido grupo de productos básicos.

Lo que Murillo insistió en llamar Canasta familiar normada, servirá de referencia para fijar la reforma de salarios, establecer honorarios mínimos y definir los restantes.

Como aseguran los estrategas de la economía, el salario pasará a ser fuente principal de los incentivos para las personas, un necesario cambio anhelado por millones de cubanos.

Editado por Lorena Viñas Rodríguez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up