Descansa en paz Diego

cortejo

Buenos Aires, 27 nov (PL) Entre las lágrimas de un pueblo sin consuelo, el gran Diego Armando Maradona fue sepultado el jueves en el Jardín de Bella Vista, en el mismo lugar donde reposan sus padres.

Descansa en paz Diego, repitió una multitud con un nudo atravesado en la garganta, que cortaba el aliento al dar el último adiós a uno de los mejores futbolistas del mundo, argentino de nacimiento pero latinoamericano y mundial.

En un recorrido de casi 40 kilómetros desde la Casa Rosada, donde una multitud se agolpó e incluso desbordó el sitio, hasta la localidad de San Miguel, al noroeste del Gran Buenos Aires, las imágenes desde drones y cámaras de televisión siguieron minuto a minuto la gran despedida al Pibe de Oro.

El cortejo fúnebre, custodiado por fuerzas de seguridad, cambió el recorrido original y tomó por el Paseo Colón hasta la Autopista 25 de Mayo y recorrió varias localidades como Perito Moreno, el Camino del Buen Ayre y calle Roca, donde cientos de personas se agolparon para vivir este estremecedor momento.

Allí, en una ceremonia privada, bajo el atardecer bonaerense fue sepultado en el mismo lugar de su padre Diego y su madre Dalma, doña Tota, como le decía a esa mujer de la que una vez subrayó que aguantaba el dolor de panza de hambre para darle de comer a sus ocho hijos.

A estas horas la Plaza de Mayo sigue llena y todavía para muchos parece increíble que Maradona ya no esté, que no se escuchen más sus ocurrencias, tampoco se le verá dirigiendo su último Club Gimnasia La Plata.

Pero quedan ese legado imborrable, esas imágenes de su zurda mística, de ese universo maradoniano que es de Argentina y de todo el planeta del fútbol.

Editado por Raúl Rodríguez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up