Mundo extraño (+Audio)

Forbes

Por: Guillermo Alvarado

En el año en que la inmensa mayoría de personas vivimos con temores e incertidumbres por la pandemia de covid-19, cuando la economía en todo el mundo se desplomó y se dispararon la pobreza y el desempleo, resulta que los más ricos aumentaron su fortuna en proporciones extraordinarias.

No es fácil encontrar una explicación, pero de acuerdo con la revista Forbes, que se dedica a monitorear las alzas y bajas del mundo de los multimillonarios, en 2020 éstos incrementaron sus haberes en 86 por ciento.

El dato se refiere a las dos mil 755 personas del planeta que poseen más de mil millones de dólares cada uno.

La principal concentración de dinero ocurre en Estados Unidos, el más golpeado por el nuevo coronavirus con casi 31 millones de enfermos y poco más de 556 mil fallecidos.

Para que se tenga una idea, si se suman las fortunas de los más acaudalados en todas las naciones de Asia y el Pacífico, dan un total de 4,7 billones de dólares, y sólo en la potencia norteña ese resultado hasta finales de 2020, el primer año de la pandemia, fue de 4,4 billones.

Hay datos que son realmente obscenos, como el que Jeff Besos, el dueño de la corporación de ventas por internet Amazon, tenga en sus manos la cifra de 177 mil millones de dólares, que representan cuatro veces más que todas las reservas del Banco Central de Argentina.

Besos es por cuarto año consecutivo el tipo más rico del planeta y, sin embargo, a diferencia de cualquier asalariado o funcionario, su empresa no paga impuestos en Estados Unidos.

En el listado de Forbes hay diez latinoamericanos que también aumentaron sus caudales el año pasado, entre ellos los brasileños, Marcel Herrmann Telles, Jorge Moll Filho y los descendientes del banquero Joseph Safra.

No olvidemos que Brasil encabeza en la región las cifras de contagios y muertes por covid-19 y allí muchos enfermos perecieron por no tener un poco de oxígeno medicinal que llevar a sus maltrechos pulmones.

También hay cinco mexicanos, una chilena y un colombiano que se las arreglaron para incrementar sus capitales, en una región donde en un año 22 millones de personas se precipitaron en la pobreza, según la Comisión Económica de la ONU para América Latina y El Caribe.

Ya el mundo era un lugar donde conviven casi lado a lado la miseria más absoluta con la riqueza más insultante, pero ahora la pandemia se ha encargado de profundizar y hacer más insalvable esta profunda y dolorosa brecha. 

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up