Afirman en Iraq que casi 1700 terroristas murieron en la ciudad de Mósul

Bagdad, 5 ene (RHC) La policía de Iraq aseguró que casi 1 700 terroristas del grupo autodenominado Estado Islámico murieron durante la ofensiva realizada en la norteña ciudad de Mosúl.

Los agentes precisaron que durante la segunda ofensiva las fuerzas conjuntas iraquíes destruyeron el cuartel de los extremistas en la provincia de Nínive.

Las autoridades policiales puntualizaron que en las acciones se tomó la planta de producir drones empleada por los fundamentalistas para labores de espionaje, así como cinco fábricas de coches bombas, una central eléctrica, un molino y varias escuelas.

Un coche bomba que explotó ante un mercado en el barrio de Al Ubaidi, del este capitalino, causó seis muertos y 15 heridos, informó el vocero de Operaciones de Seguridad Saad Maan.

Al Ubaidi se halla una zona próxima al distrito de Ciudad Sadr, donde el lunes estallaron dos vehículos cargados de explosivos, acciones cuya autoría asumió el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Según la agencia de noticias Amaq, que difunde informaciones del EI, un vehículo aparcado y cargado de explosivos en la zona de Al Ubaidi, tenía como objetivo atentar contra una reunión de musulmanes chiítas, a quienes los integristas vinculados con la rama sunita consideran apóstatas.

La violencia aumentó en Bagdad y en la última semana unas 60 personas perecieron como consecuencia de atentados, algunos atribuidos al EI, en momentos en que las fuerzas iraquíes respaldadas por Estados Unidos intentan de expulsarlo de la norteña ciudad de Mosul.

Un coche bomba mató a 37 personas y causó heridas a cerca de 60 personas, a las puertas de un mercado en Ciudad Sadr, zona de mayoría chiíta, y otro dejó varios lesionados cerca de un hospital.

Recientemente un doble atentado suicida causó la muerte a 28 personas en esta capital, y en los últimos días se reportaron ataques similares en varios puntos del país.

Según evalúan medios de difusión, el recrudecimiento de los atentados coincide con el comienzo de una nueva ofensiva del Ejército iraquí y sus aliados para desalojar al EI de la ciudad de Mosul.

El Estado Islámico perdió la mayoría del territorio que ocupó en el norte y el oeste de Iraq en 2014, y se presume que expulsarlo de la urbe septentrional adelantaría el final de su autoproclamado califato, pero aún se considera que tiene capacidad suficiente para seguir su campaña bélica en este Estado.

Editado por Nuria Barbosa León



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up