El peligro de las anfetaminas

Imagen tomada de archivo

Como todas las drogas, las metanfetaminas son un poderoso enemigo. Son productos estimulantes, que activan excesivamente zonas del cerebro, con fuertes daños. Guardan una estrecha relación química con las anfetaminas, pero sus efectos en el sistema nervioso central son mayores.

Aunque ambos productos tienen alguna utilidad médica, su uso debe estar perfectamente controlado y fundamentado.

Al actuar sobre el cerebro, las metanfetaminas liberan altos niveles del neurotransmisor conocido como “dopamina”, que estimula las células cerebrales y aparentemente mejora el estado de ánimo y los movimientos del cuerpo y produce una momentánea sensación de euforia.

Sin embargo, esta droga tiene un efecto neurotóxico, que daña las células que contienen “dopamina” y “serotonina” que es otro neurotransmisor.
Tú puedes vivir sin ella

Millones de jóvenes en el mundo son adictos, es decir, esclavos de diversas drogas, como las metanfetaminas.

Estos neurotóxicos fueron desarrollados en Japón hace 90 años, y muy utilizados por los soldados nipones, sobre todo los kamikazes, en la Segunda Guerra Mundial.

Si tú eres joven y sales a discotecas y clubes, recuerda que sin adicciones te diviertes más. Para estar alegre, no necesitas alcohol, cigarrillos ni drogas. Sin estos enemigos serás más libre y saludable, y tu familia estará más tranquila.

Aunque en Cuba no tenemos un grave problema con las drogas, es bueno que conozcas algo sobre todas ellas, para que no caigas en esa red.

En muchos países existen laboratorios ilegales donde se fabrican las metanfetaminas, en forma de un polvo blanco, cristalino, sin olor y con sabor amargo que, lee bien: se disuelve fácilmente en agua o licor, y ahí está el peligro.

Por: Gretel Heredia / RReloj.

Editado por Bárbara Gómez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up