Siete Maravillas de la Arquitectura en Cuba

Editado por Maria Calvo
2020-09-15 08:55:26

El Acueducto de Albear

El llamado Acueducto de Albear es la más antigua de las maravillas arquitectónicas cubanas, consiste en varias obras de ingenierías. Fue diseñado por el ingeniero Francisco de Albear y se inauguró el 23 de enero de 1893.

La construcción del famoso acueducto fue toda una proeza, debido a las limitaciones que tuvo que sortear el ingeniero y fue considerado una obra maestra de la ingeniería, obteniendo diversos premios internacionales.

-La Taza de Vento o Taza de Albear. Es un gran depósito de cantería que recolecta el agua de varios manantiales. Se encuentra a un costado de la Calzada de Rancho Boyeros, en las inmediaciones del entronque a Fontanar.

En una ampliación del Acueducto efectuada entre 1925 y 1931, se le agrego otra estructura de recolección conocida como la Taza Chica.

- El túnel de Albear. Obra ingeniera por debajo del Río Almendares, que conduce el agua recolectada en la Taza, hasta el comienzo del canal.

- El Canal de Albear. Un canal de más de 10 kilómetros de largo, que conduce el agua por gravedad hacia el depósito de Palatino. Es un canal de mampostería cubierto de ladrillos, que en algunos lugares donde se ve su parte superior, puede confundirse con un enorme tubo. A lo largo del canal se encuentran 20 torres cilíndricas para la inspección y circulación del aire.

Actualmente parte del canal se puede ver en el centro de la calle de Vento, vial creado a mediados del siglo pasado a ambos lados de la obra. A ambos lados de la sección del Canal de Albear y una de las torres de control al lado del sifón del arroyo Orengo, corre la Calzada de Vento.

-El Depósito de Palatino. Bella instalación ingeniera decorada al estilo neoclásico, que consta de dos enormes tanques y otras instalaciones, desde donde se distribuye el líquido a la ciudad.

Este acueducto sigue activo y es el único que funciona sin usar energía eléctrica pues el agua brota espontáneamente de los manantiales y se conduce por gravedad hasta su destino. Abastece a 5 municipios, aproximadamente el 12 % de la población de La Habana de hoy.

El Acueducto de Albear con la antigua Zanja Real y el acueducto de Fernando VII, forma parte del Sistema de Acueductos Históricos de la ciudad de La Habana, declarado Monumento Nacional de Cuba.

El Túnel del Alcantarillado de La Habana

El Túnel del Alcantarillado de La Habana es una obra ingeniera, que forma parte del alcantarillado de la Habana. Permite evacuar las aguas albañales de la ciudad por gravedad y hacer que pasen por debajo de la bahía, hasta desaguar mar adentro al este de la ciudad.

Consiste en un sifón que pasa por debajo de la bahía y conecta con un tubo por debajo de la Fortaleza de la Cabaña, sigue hasta una estación de bombeo en el Morro, hasta terminar en la Playa del Chivo. La obra fue terminada en 1912.

La obra artística que cubre el sifón del Túnel del Alcantarillado de La Habana. Se encuentra en la Avenida del Puerto.

La Carretera Central de Cuba

La Carretera Central es la más famosa y más conocida de las maravillas de la ingeniería cubana y quizás la de más utilidad práctica, por su uso constante en tantos años.

Creada en tiempo record entre 1927 y 1931, se extiende a lo largo de casi 1200 kilómetros, uniendo las principales ciudades y poblaciones del país. Su ejecución estuvo a cargo de la Empresa Compañía Cubana de Contratistas y la norteamericana Warren Brothers Company.

A diferencia de otros viales creados posteriormente, la Carretera Central se caracteriza y destaca por haber sido diseñada y construida usando los siguientes criterios: No posee ningún cruce a nivel con otras carreteras importantes o vías férreas.

- Tiene una base de 20 centímetros de rajón, encima 10 cm de rajoncillo, sobre ella una placa de hormigón de 30 cm de espesor, que en algunos casos posee acero de refuerzo. Finalmente hormigón bituminoso (asfalto), aunque en algunos lugares de intenso tránsito posee adoquines de granito.

- Adquiere un ancho de faja de 20 metros y el ancho del pavimento es de seis metros en zonas despobladas y de ocho en las urbanas. En la época que se construyó las dos vías con que contaba en zonas rurales, era suficiente para el transito existente.

- La visibilidad mínima en las curvas es de 110 metros.

En total posee 1 732 obras de fábrica, de ellas 23 puentes metálicos y fueron sembrados 30 mil árboles a ambos lados de la vía. Muchos de ellos, gigantescos laureles aún sobreviven, dan sombra y embellecen la famosa carretera.

El Edificio FOCSA

El Edificio FOCSA es el más alto de los edificios de la Habana y de Cuba, aunque a simple vista tal parece que el cercano Hotel Habana Libre lo supera, debido a encontrarse este último en una elevación.

Se alza hasta los 121 metros sobre el nivel de la calle, con 39 pisos. Abarca el área de la manzana entre las calles 17, 19, M y N en el Vedado, actual municipio Plaza.

Su construcción duro dos años y cuatro meses y se concluyó en 1956, en ese entonces fue una obra asombrosa y marcó el comienzo de la era de los edificios altos habaneros.

La estructura es de hormigón armado, con muros continuos desde los cimientos hasta la azotea. El objetivo de su construcción fue la de crear apartamentos de viviendas, 13 por cada piso.

Se diseñó de forma tal que constara con facilidades de estacionamiento soterrado para 500 vehículos, 375 apartamentos, centros comerciales y piscina.

Como curiosidad se puede destacar que no se utilizaron grúas en su construcción.

El nombre del edificio se debe a las siglas de la compañía constructora: Fomentos de Construcciones y Obras. Sociedad Anónima.

La obra fue proyectada por el arquitecto Ernesto Gómez Sampera y el ingeniero Bartolomé Bestard realizó la organización.

El Túnel de La Habana

El Túnel de La Habana es una de las principales obras ingenieras de la capital del país, que permite la circulación de vehículos entre el este y oeste de la ciudad, pasando bajo la entrada de la bahía.

Formó parte de un proyecto que incluía La Monumental, una avenida que conecta la parte este del túnel con la Vía Blanca. Fue abierto en mayo de 1958, tres años después de iniciarse el proyecto.

Se emplearon para su construcción 5 secciones o cajones de hormigón prefabricado, enterrados entre 12 y 14 metros, debajo del fondo de la Bahía de La Habana. Posee 4 carriles 3.35 m de ancho cada uno, que permiten la circulación de hasta 6 mil vehículos por hora. El largo del túnel es de 733 metros y la longitud total de la obra en su conjunto (accesos viales), es de 1600 metros.

La obra incluyó dos cisternas de 500 m3 de capacidad cada una, para acumular las aguas pluviales, que inevitablemente corren hacia el interior cuando llueve y posteriormente son bombeadas hacia el mar.

La compañía que se encargó de su construcción fue la Societé des Grands Travaux de Marseille, estando a cargo de la dirección técnica, el ingeniero cubano José Menéndez Menéndez.

El Puente de Bacunayagua

El Puente de Bacunayagua es una de las maravillas más conocidas de Cuba, popularizado en fotos y postales por todo el mundo, es casi un símbolo de la ingeniería civil en el país.

Su construcción comenzó en 1956 y fue inaugurado el 26 de septiembre de 1960. Es un puente que salva una profunda ensenada abierta por el rio del mismo nombre y permite la circulación de vehículos por la Vía Blanca, autopista que conecta las ciudades de la Habana y Matanzas, por la costa norte.

Posee un largo de 314 metros y una altura de 100 metros, por lo que se divisa un hermoso paisaje de las Alturas de la Habana Matanzas y del Valle del Yumuri

El Viaducto La Farola

El Viaducto La Farola es la más reciente de las maravillas cubanas. Es una carretera de hormigón construido en 1965 que serpentea entre las montañas de la zona norte oriental de Cuba, por lugares casi inaccesibles y hace posible la comunicación entre la ciudad de Baracoa, la ciudad de Guantánamo y el resto del país.

Como no se contaba con el espacio suficiente en las laderas por donde pasa, se creó la vía usando losas de hormigón prefabricadas (en algunos casos fundidas in situ) que se apoyan por el lado saliente en pilotes o vigas de hormigón enclavados sobre la roca.

Es una obra de fábrica impresionante, pues pasa por lugares que se encuentran a 450 metros de altura sobre el nivel del mar, atraviesa ríos, arroyos y bordea precipicios.

Comprende solo una sección de alrededor de 6 kilómetros, de una carretera más extensa de 154 kilómetros, llamada la Vía Azul, que atraviesa el macizo montañoso Sagua-Baracoa de norte a sur. Es un camino extremadamente peligroso.

Comienza en la costa sur, cerca de la Playita de Cajobabo, lugar donde desembarcaron José Martí y Gómez en 1895, serpentiando por 38 kilómetros hasta Paso Cuba, esta es la sección más peligrosa con 375 curvas y el tramo más difícil lo soluciona El Viaducto La Farola. Desde la vía se divisa una vista maravillosa del paisaje montañoso y su vegetación.

Uno de los méritos de su construcción, radica en que fue construido en lugares que por su formación geológica, no permitía el uso de los tradicionales explosivos. (Recolección de Internet)



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up