La Iglesia Espíritu Santo, la más antigua de La Habana

Iglesia del Espíritu Santo

En la Habana del siglo XVI se iban construyendo casas, primero de madera y guano, después de mampostería o piedras de canto y techos de madera sobre los que reposaban tejas criollas hechas de barro cocido que al principio venían de España y luego se empezaron a confeccionar en los tejares de la Isla.

Se dice que por más de cinco décadas el templo principal de la villa San Cristóbal fue un simple bohío, de madera y techo de guano igual que las diferentes construcciones que se levantaban en aquel entonces.

techos de la iglesia
del Espíritu Santo

En 1638 propuesta de fray Jerónimo Manrique de Lara se ejecutó la nueva construcción de esta ermita con piedra de canto y techos de madera con tejas criollas de barro cocido. Se situaba en las márgenes del barrio habanero de Campeche, hoy San Isidro.

En su reconstrucción intervinieron muchos esclavos, además de pardos y negros libres no solo con sus manos sino también con las limosnas que pródigamente ofrecían.

Fue concebida como auxiliar de la Parroquial Mayor y dedicada, especialmente, a la atención espiritual de los negros libres que la consagraban a un santo de su religiosidad el Divino nombre dado al Espíritu Santo en la teología y liturgia cristiana.

En 1654 ya se asentaban los difuntos y el 18 de mayo de 1674 se le eleva a la categoría de parroquia y se convierte en la segunda de la ciudad.

Según informes de la época sabemos que en el territorio parroquial vivía mucha población habanera. Por ejemplo, en el empadronamiento por parroquias de intramuros del año de 1691 se constata que en la parroquia del Espíritu Santo había 607 familias, un total de 3 150 personas, de las cuales 2 379 eran blancas y 771 negras.

iglesia del Espíritu Santo

Esta iglesia es considerada la más antigua que hoy tiene La Habana. Está situada en el corazón de La Habana colonial, en la esquina que forman las calles Cuba y Acosta. Según documentos de Archivo, en 1638 se construyó la ermita, entonces pequeña y pobre, dedicada por los negros libres a un santo de su devoción. Años después las autoridades eclesiásticas decidieron convertirla en la segunda iglesia parroquial de la capital.

De esta construcción primaria que tuvo la iglesia del Espíritu Santo poco se ha conservado debido a las sucesivas remodelaciones que se han efectuado en su fabricación, sobre todo durante el siglo XIX. Los trabajos de restauración y mantenimiento efectuados en el templo, han permitido que perdure esta joya de la arquitectura religiosa cubana.

En 1674 se elevó a parroquia, construyéndose por entonces la nave central y la fachada. La nave más reciente quedó comunicada con la primitiva por medio de cinco arcos apoyados en los capiteles de otras tantas pilastras de piedra. El edificio fue construido con piedra de cantería y mampostería

Frente a la iglesia existía una plazoleta que aún perdura, ahí asistían los negros en días festivos a bailar y divertirse, con la aprobación del obispo y la licencia del gobernador quienes permitían el recaudo de generosas limosnas para las misas de sus muertos y para los ornamentos del santísimo sacramento.

tarja iglesia del Espíritu Santo

En el exterior de esta iglesia hay una interesante placa que dice: “Única Iglesia inmune en esta ciudad, construida en 1855.”Se debe a que la iglesia del Espíritu Santo era la única en Cuba que podía conceder asilo a los perseguidos por la justicia, derecho que le fue establecido en 1772.

Durante el período colonial las familias eran muy extensas y hasta los más adinerados no siempre podían ofrecer una dote adecuada por cada una de las hijas que tenían, lo que propició la creación de conventos de clausura como destino de las muchachas solteras, primero el de Santa Clara en 1644 y luego los de Santa Catalina en 1701 y Santa Teresa en 1702.

altar de la iglesia Espíritu Santo

En 1687 toma posesión de la sede cubana el obispo Diego Evelino de Compostela, quien tuvo una labor fecundísima durante los 17 años de su gobierno en el 1688 funda en La Habana el Colegio para Niñas San Francisco de Sales, y en el 1689 el colegio y Seminario San Carlos y San Ambrosio.

La parroquia del Espíritu Santo consta de una fachada primitiva que se compone de una portada de medio punto con adornos adosados a los costados de los postes. Los portones de los templos y edificios coloniales se hacían con tablones grandes de maderas muy duras (caoba, jiquí, ácana) y se adornaban con clavos de bronce o hierro con diferentes diseños.

Interior puerta de entrada de la iglesia

El altar mayor mira al Occidente y la puerta principal al Oriente, con una plazuela que la antecede y dos a cada lado mirando al Norte y al Sur, respectivamente. La distribución actual no corresponde a descripciones de antaño.

La pila bautismal de mármol es la primitiva. En ella fueron bautizadas varias figuras sobresalientes de nuestra historia habanera; entre otros, José de la Luz y Caballero, Antonio Bachiller y Morales, Miguel Aldama, Luis de Ayestarán, Nicolás Ruiz de Espadero, Moisés Simons, Nicolás Azcárate y Eduardo Sánchez de Fuentes.

campanario de la iglesia
del Espíritu Santo

La campana más grande y antigua, con un sonido más grave y hermoso, está dedicada a San José y data del año 1688, en los tres primeros años del gobierno episcopal de la Isla del obispo Diego Evelino Hurtado y Vélez (Compostela). Cuentan que en su fundición se añadieron al bronce muchas onzas de oro.

La de menor tamaño está dedicada a San Jerónimo y fue fabricada en 1709. Por la dedicación y la fecha, bien pudo ser encargada por el obispo fray Jerónimo Valdés. Tiene a relieve una cruz y el texto ora pro nobis.

La tercera sigue en tamaño a la primera y está dedicada a san Nicolás de Bari; su fabricación data de 1734, año en que fray Juan Lazo de la Vega y Cansino era obispo de Cuba.

Hay otras dos que, o no tenían dedicatoria ni fecha, o se les ha borrado. Una de ella, la más pequeña y de sonido agudo, era la utilizada para avisar los incendios y accidentes de la barriada.

criptas funerarias de la iglesia
del Espíritu Santo

Como recuerdo de la antigua costumbre de enterrar a los muertos dentro de las iglesias, se conservan las criptas funerarias que ocupan los espacios inferiores del presbiterio y de la capilla del sagrario.

El territorio parroquial del Espíritu Santo limita con el del Sagrario de la Catedral y con el del Santo Cristo del Buen Viaje por la calle Muralla en toda su longitud, desde los muelles hasta la calle de Monserrate.

La Iglesia del Santo Ángel Custodio es otra de las obras de Diego Evelino de Compostela, fue creada en 1690 en ella fueron bautizados Félix Varela y José Martí . El nuncio la declaró auxiliar de la Parroquial Mayor de La Habana en 1693, elevándola a la condición de parroquia en 1703. (Recopilación de Internet)

Editado por Maria Calvo



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up