Fuerza joven en Cuba comprende que es tiempo de aportar

Editado por Maite González Martínez
2021-04-05 07:28:24

Imagen / RHC

Por: Roberto Morejón

La creciente participación de jóvenes cubanos en planes de la economía constituye un alentador paso en circunstancias adversas.

Inscrito en el saludo a un aniversario de la fundación de la Unión de Jóvenes Comunistas, la población vio a grupos de esa edad en faenas agrícolas y de otro corte productivo.

La movilización representó un buen ejemplo más allá de que la pandemia por el nuevo coronavirus y limitaciones de orden logístico no aconsejan desplazamientos masivos.

No obstante, ayudar en los sembrados, cosechas y acarreos de tubérculos y vegetales contribuye a afianzar la idea de cuánto les urge a los cubanos explotar más y mejor la tierra.

Ante una pesada carga en la importación de alimentos hoy mermada por los recortes financieros del país, resultan más oportunos los llamados del gobierno a hacer sustentable la agricultura tradicional y urbana en los municipios.

Esos territorios son concebidos ahora como punto de partida estratégico para plantar más cultivos y atenderlos, aun en medio de la escasez de fertilizantes y herbicidas, con vistas a atenuar vigentes déficit de suministros a los mercados.  

Con la misma responsabilidad y eficacia con que decenas de miles de ellos se sumaron a tareas de colaboración con motivo de la contingencia sanitaria en Cuba, los jóvenes dirigen bríos hacia objetivos esenciales de la economía.

Tales desplazamientos, por debajo aun de los requerimientos, contradicen ciertas narrativas malintencionadamente propaladas acerca de que los jóvenes cubanos evidencian apatía ante apremios de su país.

Quienes diariamente los ven en instituciones de aislamiento asistiendo en la higiene y en las pesquisas comunitarias, estas últimas a cargo de estudiantes de Medicina, entonces constatan las reservas de energías en las nuevas generaciones.

La crisis sanitaria mitigará ante la previsible vacuna con candidatos autóctonos, y si bien deberán continuar las medidas de precaución, será el momento de redoblar las vinculaciones con la economía.

Golpeada por el bloqueo estadounidense y el peso de la enfermedad respiratoria que redujo en 95 por ciento los flujos de turistas, la economía doméstica necesita y ya cuenta con los más bisoños.

Ellos con sus estudios y trabajo, y aprehendiendo los valores atesorados por la nación, pueden darles respuestas a dificultades de la economía, por supuesto, siempre acompañados de los más experimentados.



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up