Fuerzas de derecha quieren restaurar el conservadurismo en América Latina

Imágen de archivo. (internet)

Por: Roberto morejón

Los viajes de los presidentes de Estados Unidos a América Latina son espaciados, pero el que realizó Barack Obama a Argentina se registró en circunstancias singulares para la región, por los intentos de la derecha conservadora de retomar el poder en varios países.

Argentina es uno de los Estados clave en la corriente neoliberal que pretende afianzarse nuevamente al sur del Río Bravo, pues nadie duda su peso económico, político e histórico.

El país austral es escenario de una febril y absurda ofensiva del gobierno del presidente Mauricio Macri y de otros sectores de derecha por cuestionar y falsear la gestión de los dignatarios anteriores, Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

Mientras aplica despidos de empleados públicos y afronta una inflación desbocada, Macri pretende endosar al kirchnerismo las causas de todos los problemas de Argentina y sólo atina a endeudar aún más al país, al negociar con los fondos buitre.

Las huestes más arcaicas políticamente hablando baten palmas por los resultados de las elecciones legislativas del pasado mes de diciembre en Venezuela, cuando el proyecto bolivariano sufrió un revés que estremeció a América Latina y el Caribe.

El poder mediático, con asideros en las oligarquías y grupos empresariales más rancios, borra las causas de esa derrota en Venezuela, al silenciar la atroz guerra económica de la oposición derechista y empresarial y el declive del precio del petróleo.

En Brasil, la maquinaria propagandística, estamentos judiciales y la oposición política se nuclearon para desestabilizar al gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, derrocarla, y de paso aniquilar políticamente al líder del Partido de los Trabajadores, Luiz Inacio Lula Da Silva.

Muy cerca de allí, en Bolivia, los opositores apelaron a falsedades y tergiversaciones para mellar la proyección política del presidente y líder indígena Evo Morales, quien había sido propuesto para volverse a presentar como candidato en venideros comicios.

El referendo reciente fue adverso a Evo, por estrecho margen, pero evidenció que a pesar de que Bolivia exhibe resultados económicos elogiosos, la oligarquía y las estructuras políticas corruptas quieren regresar al Palacio Quemado.

En Ecuador se movieron los hilos de la “vieja guardia” de los partidos tradicionales junto a pronunciamientos militares sospechosos, para poner a prueba al presidente Rafael Correa.

De Norte a Sur recorre los medios conservadores una ola de desacreditación de líderes indiscutibles de sus pueblos como Nicolás Maduro, Cristina Fernández, Evo Morales y Lula.

Cuando se pugna por el regreso a los tiempos del ALCA y el neoliberalismo rampante, las fuerzas más retrógradas pretenden tocar a las puertas de Washington para ganar el respaldo económico y político de Estados Unidos.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up