Disminuyen especies ante cambio climático

Por: Lorenzo Oquendo

La biodiversidad mundial continúa en alarmante dismunición por el permanente impacto del cambio climático donde más de 20 especies como el delfín de río debido a la contaminación carbonífera que acidifica los océanos.

Expertos y científicos estudiosos de esa negativa situación ambiental estiman que un tercio de los corales, de moluscos de agua dulce, tiburones, rayas, un cuarto de todos los mamíferos, quinto de los reptiles y sexto de las aves tienen tendencia a desaparecer.

En los océanos del planeta con aumento de temperatura y acidificación se convierten en desiertos blanquesinos los arrecifes de coral, anteriormente magníficas praderas submarinas llenas de algas, peces y crustáceos.

Por eso la lucha contra el cambio climático exige descarbonizar el medio ambiente y otros gases formadores del efecto invernadero dañino contra el entorno natural que requiere de métodos eficientes e inteligentes para un consumo de conmbustible responsponsable con financiamieno económico equitativo y empleo general de energías limpias.

Recientemente científicos europeos apreciaron la reducción de la masa de insectos voladores en parques naturales donde el cambio climático y pesticidas causan ese descenso, sobretodo es preocupante la disminución de abejas productoras de miel y sus derivados.

De acuerdo con verificaciones de la Organización de Naciones Unidas para Alimentación y Agricultura (FAO) 100 especies de cultivos proporcionan el 90 por ciento de los alimentos de la Humanidad y el 71 por ciento se polinizan con abejas, resulado muy comprobatorio de que el cambio climático es real y dañino al planeta.

El calentamiento global continúa el perjuicio de los ecosistemas con especies de animales que pierden su escenario con necesarias migraciones para subsistir y someterse en otros espacios planetarios sin completas adapciones como el orangután, leopardos, tigres, leones, tortugas marinas y osos polares.

Con los osos polares es necesario detenerse para recordar su situación actual como animal muy sensible al cambio climático para vivir y alimentarse, especialmente los osos polares de la Bahía Hudson reducida en 22 por ciento de superficie debido al calentamiento global.

Son comprobaciones de que la especie animal en su biodivesidad comienza a desaparecer con el sistemático crecimiento del cambio climático.

Editado por María Candela



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up