Apuntes de una entrevista en Venezuela con Adalberto Álvarez (+Foto)

Foto: ACN

Por Antonio Paneque Brizuela

El fallecimiento este 1ro de septiembre, en La Habana, del cantautor Adalberto Álvarez (en la foto) estremeció al mundo de la música, en especial en Cuba y en Venezuela, primer país donde actuó fuera del suyo, y donde lo entrevistamos en 2015.

Por entonces ya considerado el sonero cubano más versionado en el ámbito latino de los últimos 35 años, sus primeras palabras fueron de asombro ante la popularidad de sus canciones en la nación suramericana, pese a su presentación allí solo tres años atrás.

"Para sorpresa y alegría nuestra, tuvimos que interpretar el repertorio del primer viaje en 1980, entonces al frente del grupo Son 14, aunque por suerte nos habíamos preparado para eso", declaró aquel 22 de febrero el artista, nacido en La Habana en 1948.

"A Bayamo en Coche, Lluvia, Agua que cae del cielo, Tal vez vuelvas a llamarme, Cuestiones del amor, figuraron entre las piezas interpretadas una y otra vez en plazas y cabarets venezolanos", añadió el líder de la banda 'Adalberto Álvarez y su son'.

Pero el músico cubano tuvo que afrontar, además, otras exigencias distintas a las de los devotos de sus primeros discos, al presentarse también ante el público de pistas de baile de Caracas y Yaracuy.

"En esa última ciudad del estado de Aragua –nos contaría después- un público actualizado exigió también a nuestra banda piezas como Qué tu quieres que te den, esta última de 11 minutos de duración, la cual nos solicitan mucho en Europa y Asia", apuntó.

La orquesta de 18 músicos, fundada en 1984 y cuya gira en 2015 fue con motivo del carnaval nacional venezolano, ofreció entonces 12 actuaciones, muchas de estas en la capital de tantos intérpretes famosos y bailadores exigentes.

Álvarez, quien viajó por primera vez al país suramericano en 1980, comentó que esa fue "la primera plaza que conocí internacionalmente como músico de una orquesta", durante una feria en Barquisimeto, en el central estado de Lara.

El músico recordó que aquella presentación inicial ocurrió cuando sus obras "comenzaban a darse a conocer, pues ni siquiera había tocado aun en La Habana".

La banda solo había actuado en Santiago de Cuba (900 kilómetros al este de La Habana), y el viaje fue decidido tras un encuentro en esa última ciudad entre Son 14 (su agrupación de entonces) y la venezolana Dimensión Latina.

"En aquel momento, Son 14 tenía un arraigo muy grande en el público venezolano y todas las canciones del disco de entonces, como A Bayamo en coche y Tal vez vuelvas a llamarme, eran presencia obligada en radioemisoras y centros nocturnos", añadió.

Adalberto Álvarez sonreía orgulloso cuando contaba a alguien, como nos comentó aquella vez en Venezuela, que"'cuando tocamos canciones como A Bayamo en coche, nuestros cantantes no tienen que trabajar: el público se adueña del micrófono".

El inolvidable intérprete, considerado en Cuba también como uno de los defensores y renovadores del son y del baile conocido como casino, era compositor, escritor, arreglista, cantante y pianista.

Declarado Hijo Ilustre de Camagüey (600 kilómetros al este cubano) por ser ese el origen de sus padres y nacer él 'por accidente' durante un viaje a la capital, el artista era conocido popularmente como El Caballero del Son.

Estudiosos de la música advirtieron en su obra "innovaciones rítmicas y armónicas no solo al son, sino en general a la música cubana, latinoamericana y caribeña".

Otro de sus aportes fue la adaptación de ese género a la contemporaneidad y su reinserción en la atmósfera bailable y sonora de la salsa, que en los últimos años predomina en el ámbito internacional.

"Admiro y respeto grandemente –declaró hace años Adalberto, como le llama su pueblo- la música de los soneros y trovadores del ayer. Ellos son mi inspiración, pero mi música refleja estilos modernos y populares", enfatizó. (Tomado de PL)

Editado por Martha Ríos



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up