Presidente de la Comisión de la Verdad afirma que demora en implementar los acuerdos de paz ha desencadenado escalada de violencia en Colombia

Francisco de Roux

Bogotá, 25 nov (RHC) El presidente de la Comisión de la Verdad, Francisco De Roux, advirtió que la lentitud en la implementación de los Acuerdos de Paz ha desencadenado una escalada de la violencia, en el marco del quinto aniversario de su firma entre el Gobierno y las entonces Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP).

Con presencia del secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, el padre De Roux aseveró que la falta de celeridad en la implementación también se traduce en disputas territoriales y asesinatos sistemáticos a líderes sociales, "cada mes, desde el día que hicieron la dejación de armas, hemos tenido en promedio cinco excombatientes asesinados", alertó.

"La ausencia del Estado permitió que la guerra de la coca y la minería ilegal penetraran en los territorios que dejaron las FARC-EP y que volvieran las minas antipersonas en las playas de los ríos, la destrucción de la naturaleza con la deforestación del Amazonas", cuestionó el presidente de la Comisión de la Verdad.

Frente a la posición que ha tomado el Gobierno nacional y algunos dirigentes políticos colombianos, De Roux señaló que el proceso de paz debe abordarse como un fin para la transformación de la sociedad, "se fue bajando el discurso de la paz (...) hoy en la campaña política es políticamente incorrecto hablar de paz no la mencionan porque la paz no da votos", agregó.

Guterres aseveró que los Acuerdos de Paz son referente en el mundo, "generó esperanza e inspiración en Colombia y en toda la comunidad internacional en un mundo marcado por conflictos, muchos de ellos sin un final a la vista", añadió.

"El quinto aniversario es un testimonio del compromiso de las partes pero también de las instituciones del Estado y la vibrante sociedad civil colombiana", sentenció Guterres.

Desde que estaba en campaña política hasta su posesión en 2018 como presidente, Iván Duque junto con su colectividad política ultraderechista, expresaron su rechazo al Acuerdo de Paz, aludiendo una supuesta "entrega al país al terrorismo", frase muy azuzada por sus copartidarios, pese a que son Gobierno y manejan las mayorías en el Congreso colombiano. 

La apatía del Ejecutivo al Acuerdo se refleja en su implementación, el Partido Comunes (surgido tras la firma en 2016) ha instado en varias oportunidades a Duque a cumplir con lo pactado por parte del Estado, especialmente el punto 1 que alude a la Reforma Rural Integral, esto porque trata el tema de la tierra, ámbito generador del conflicto social y armado que padecen los colombianos desde hace más de 50 años.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) detalla que en cuanto a la Reforma Rural Integral, solamente se ha implementado un cuatro por ciento, mientras que un 68 por ciento es catalogado como una "implementación mínima". 

Cabe destacar que dentro de la Reforma Rural Integral se tocan puntos como la distribución de la tierra, construcción de vías y desarrollo productivo para las comunidades rurales, así como implementación de servicios públicos.

Otro ámbito que ha desencadenado en la violencia colombiana es el político, que dentro del Acuerdo de Paz es el número dos, en ese aspecto su implementación mínima alcanza el 43 por ciento.

Indepaz señala que desde el 2016 hasta noviembre del presente año, en Colombia se han asesinado 1.270 líderes sociales y 299 excombatientes, asimismo, se han perpetrado desde enero de 2020 hasta noviembre de 2021 un total de 179 masacres.

"El desplazamiento forzado ha victimizado a más de 250.000 personas con impacto grave en 50 municipios (...) En contraste con la disminución del asesinato de líderes en 2021, en las mismas zonas hay un notable aumento en la tasa de homicidio general, lo que indica otras dinámicas de violencia criminal", explica informe de Indepaz.

Respecto a los departamentos donde se suscitan más casos de asesinatos contra líderes sociales desde 2016 al 2021, Indepaz ofrece la siguiente lista: Cauca con 300 líderes asesinados, Antioquia con 164, Nariño con 126 y el Valle del Cauca con 94 líderes asesinados.

Indepaz informa que durante el Gobierno de Iván Duque se han asesinado 872 líderes sociales, de los cuales 236 han sido ultimados en el Cauca, 107 en Antioquia, 85 en Nariño y 62 en el departamento del Valle del Cauca.

"Desde que se suscribió el Acuerdo de Paz, en 883 casos de homicidios hacían parte de organizaciones campesinas, indígenas, afrodescendientes, ambientalistas, mineros y comunales", explica Indepaz.

 

(Telesur)

Editado por Julio Pérez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up