Celac: siempre será más lo que nos une, que lo que nos separa

Por: Guillermo Alvarado

Finalizó en Quito, capital ecuatoriana, la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC, con la certeza de que la región vive tiempos difíciles, tanto en lo económico como en lo político, pero también de que siempre es mucho más lo que une a nuestros pueblos, que lo que los separa.

Así lo expresó el presidente Rafael Correa, quien entregó la dirección de este mecanismo integrador a su homólogo de República Dominicana, Danilo Medina, que se comprometió a impulsar la agenda para el desarrollo diseñada durante la cita, a la cual asistieron jefes de Estado y de gobierno y altos funcionarios de 33 países del continente, con la excepción de Estados Unidos y Canadá.

La apuesta es enfrentar unidos las consecuencias de una crisis global agudizada por la caída de los precios del petróleo y otras materias primas, que limita el crecimiento económico, la generación de empleos y la lucha contra la pobreza y las desigualdades, males endémicos en Latinoamérica y El Caribe.

Por ello destaca la propuesta del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de crear un plan táctico anticrisis en la región, donde primen la solidaridad, la complementariedad y el desarrollo compartido.

Los oradores coincidieron en señalar a la pobreza, que alcanzará el 28 por ciento de la población total según la jefa de Estado chileno, Michelle Bachelet, como uno de los principales retos para el futuro inmediato y proliferaron las iniciativas destinadas a combatir ese flagelo.

Correa propuso un plan basado en varios puntos, entre los cuales destacan aplicar un sistema tributario progresivo, donde paguen más los que más tienen. Los ingresos obtenidos de esta manera, agregó, deben servir para garantizar la igualdad de oportunidades en educación y salud.

Además, señaló, se deben manejar los mercados en función de los intereses sociales y no de los particulares y para ello se debe dar su justo valor al trabajo, no como una mercancía o un medio de producción, sino como el fin mismo de la producción.

La agenda de la CELAC dedicó espacio a la epidemia del virus zika, transmitido por un mosquito de la familia aedes, y que podría ser causa de casos de microcefalia y otras malformaciones del feto cuando la madre contrae el mal durante el embarazo.

Hubo también aplausos y satisfacción por la marcha de las negociaciones entre el gobierno colombiano y las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo, que están a punto de poner fin a uno de los conflictos más antiguos en nuestra región.

En el lado de las preocupaciones Haití volvió a estar en el centro por la crisis electoral que se vive en el país caribeño, a donde viajará una delegación de cancilleres para analizar la delicada situación.

En términos generales los propósitos de unidad en medio de la diversidad fueron prácticamente unánimes, una buena noticia hoy día, justo cuando se cumplen 163 años del natalicio de José Martí, ese gran cubano y latinoamericano que advirtió en el siglo XIX que nuestros pueblos han de andar “en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes”.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up