Los costarricenses rechazan cualquier negociación con el FMI

Grupos sindicales protestan en varias carreteras de Costa Rica, en rechazo a la intención del Gobierno de con el FMI.

Por María Josefina Arce

La reiterada intención del gobierno de Carlos Alvarado de negociar con el FMI, Fondo Monetario Internacional, un préstamo de mil 750 millones de dólares ha exacerbado nuevamente los ánimos en Costa Rica, donde los ciudadanos no quieren la presencia en el país centroamericano del controvertido organismo financiero.

En carta al mandatario, organizaciones sindicales costarricenses rechazan cualquier conversación con el FMI porque ha provocado miseria y dolor en muchos pueblos del mundo.

Los planes del ejecutivo llevaron a que a finales de septiembre pasado estallaron  intensas protestas, que se extendieron por varios días y fueron calificadas como las mayores de los últimos años.

Críticas jornadas vivió el territorio costarricense, que provocaron que Alvarado se retractara y llamara a una mesa de diálogo, que fracasó por los cuestionamientos a la ausencia de representación de todos los sectores.

Fueron muchas las voces que advirtieron que un diálogo excluyente y cerrado, solo con los aliados del gobierno iba a fracasar.

Un segundo intento de conversaciones se llevó a cabo en noviembre último, y aunque las autoridades dijeron que se mantendrá lo acordado, la realidad es que incumplirá con su compromiso de no  negociar con el organismo financiero.

De inmediato sectores de la sociedad afirmaron que la postura del gobierno es una traición a los participantes en el diálogo multisectorial.

Ahora habrá que esperar la reacción del Congreso, pues muchos diputados ya advirtieron con anterioridad al ejecutivo que no aprobaran nuevos impuestos, que vendrán a complicar para muchos costarricenses la ya difícil situación económica por la que atraviesan.

Sería por demás, un aumento de la carga tributaria a menos de dos años de la polémica reforma en ese ámbito que llevó a una extensa huelga sindical.

Precisamente forman parte de la propuesta  del gobierno de Costa Rica al Fondo Monetario Internacional más impuestos, recortes al gasto social y la venta de dos activos estatales, la Fábrica Nacional de Licores y el Banco Internacional de Costa Rica.

Diversos sectores han afirmado que el país se endeudará y se agravarán las malas condiciones de vida de muchos. Lo que se necesita, subrayaron,  es un diálogo social sobre el país que quieren los costarricenses.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up